Su jefa de prensa afirma que la caída del campeón fue un cúmulo de desafortunadas circunstancias

Michael Schumacher no iba rápido, pero tropezó con una piedra y se rompió el casco

Un periodista vestido de cura intenta colarse en el hospital donde está ingresado el heptacampeón mundial de Fórmula 1

Michael Schumacher no iba rápido, pero tropezó con una piedra y se rompió el casco
Michael Schumacher tras uno de sus muchos triunfos. MS

El entorno de Michael Schumacher insistE en pedir respecto a la privacidad de la familia

El accidente de Michael Schumacher no se debió a la velocidad que llevaba el piloto a la hora de caerse. Así, al menos, lo afirma su representante de prensa Sabine Kehm:

«Se debió a una cadena de circunstancias desafortunadas. Aparentemente su casco se partió, pero no significa que fuera a gran velocidad. Él no iba rápido, a unos diez kilómetros por hora».

Debido al accidente, el piloto, que según el último parte médico tuvo una leve mejoría, tuvo que ser intervenido por segunda vez y su estado todavía es crítico.

«Tropezó con una piedra al iniciar un giro, pero la maniobra fue la correcta», continuó Kehm en una rueda de prensa a los periodistas congregados en el hospital de Grenoble.

Añadió que Schumacher no estaba solo con sus hijos en el momento de la caída, sino con un grupo de amigos:

«Estaban en una pista normal y cerca había una zona de nieve blanda y profunda donde parece que el piloto estaba ayudando a un amigo que también se había caído. Ahí es donde suponemos que se golpeó con la piedra».

EL PERIODISTA CARADURA

El entorno de Michael Schumacher insistE en pedir respecto a la privacidad de la familia, en los críticos momentos que atraviesa por el accidente del expiloto alemán, tras interceptarse a un periodista disfrazado de cura que pretendía entrar en el hospital de Grenoble donde está ingresado.

La representante del siete veces campeón del mundo, Sabine Kehm, rogó de nuevo a los medios guardar las distancias, al tiempo que dejaba en el aire si decidirán denunciar al intruso.

La esposa de Schumacher, Corinna, sus dos hijos -Gina Maria y Mick- y el hermano y asimismo expiloto Ralf son de las pocas personas que están autorizadas a permanecer en la quinta planta de la Clínica Universitaria de Grenoble, en la que se ha apostado un dispositivo de seguridad para impedir el acceso a intrusos.

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído