CRACKS DEL MOTOR

Fernando Alonso y su Toyota ganan las 1.000 Millas de Sebring

Fernando Alonso y su Toyota ganan las 1.000 Millas de Sebring
Fernando Alonso gana las 1.000 Millas de Sebring. EP

Fernando Alonso y sus compañeros Sebastien Buemi y Kazuki Nakajima en el Toyota TS050 número 8 se llevaron la victoria de las 1.000 millas de Sebring, una prueba disputada sobre 8 horas que les sirve para escaparse al frente del liderato de la clasificación general del Mundial de Resistencia frente a sus compañeros del Toyota 7 Mike Conway, José María López y Kamui Kobayashi: ahora son 15 puntos de ventaja los que tienen los primeros frente a los segundos y no cinco.

Cuando restaban poco más de 3 horas para el final de la prueba, el argentino sufrió un toque con un GT doblado que le dejó seriamente dañada la parte trasera izquierda de su Toyota.

Eso le obligó a hacer una parada en boxes no prevista, en la que se dejó varios minutos que a la postre se convirtieron en dos vueltas de desventaja frente al líder, en ese momento Sebastien Buemi.

El relevo de Nakajima frente a López no había sido demasiado bueno y la ventaja se había llegado a reducir hasta menos de dos segundos, pero el incidente de López con el GT cuando trataba de esquivarlo, dejó sin margen a los del Toyota 7.

No es la primera vez que ‘Pechito’ tiene un incidente así, ya que en las 24 horas de Le Mans también tuvo un trompo que acabó siendo determinante para que el Toyota 8 se llevase la histórica victoria.

Fernando Alonso sólo tuvo que manejar su ventaja antes de ceder de nuevo el volante a Nakajima para hacer el relevo final.

La lluvia no se perdió su cita en Sebring, si bien lo hizo de manera muy esporádica.

Tanto por el día como en la recta final de la prueba, cuando especialmente cuando restaba poco más de media hora, la lluvia puso los nervios a flor de piel en unos pilotos ya de por sí tensos en el antiguo aeródromo de la II Guerra Mundial lleno de baches. Dirección de carrera declaró el final de la prueba en mojado, así que no hubo tiempo de respiro ni cuando se alcanzaron las 8 horas.

De hecho, la prueba acabó tras el coche de seguridad, por un accidente de Loic Duval y las numerosas salidas de pista de los pilotos, incluido el líder Nakajima. A destacar también la actuación de los otros españoles en carrera, especialmente de un Antonio García que, pese a acabar 8º en la categoría LMGTEPro, dejó un espectacular adelantamiento nada más comenzar la prueba.

Fue su impulso en esos primeros instantes de la prueba los que casi le cuestan muy caros a los hombres de Corvette, ya que destrozó los neumáticos, pero la imagen ya es carne de ‘highlights’. Miguel Molina, con el Ferrari 71 del AF Corse, fue 7º de la categoría

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leido