EL PEQUEÑO COMERCIO ESTÁ PASANDO A SER UN HECHO DEL PASADO

Las franquicias, ‘las tiendas de barrio’ del siglo XXI

Las franquicias ofrecen productos muy específicos, conocidos por el grueso de la sociedad y con una cuota de mercado. Ese es el eje del que parten

Las franquicias, 'las tiendas de barrio' del siglo XXI
Zara, franquicia. EP/ZARA HOME

Comer en el McDonals, tomar un café en el Sturbucks o ir de compras a Zara. Tres hábitos que realiza una persona en su vida diaria, pero con un pequeño matiz: estos establecimientos son conocidos a nivel mundial.

El pequeño comercio, cuyo dueño era el encargado de darle personalidad a la tienda, está pasando a constituir un hecho del pasado. Las franquicias se han impuesto como el modelo de comercio predominante en la configuración de las empresas españolas.

Partiendo de una marca diferenciada en el mercado, las franquicias ofrecen productos muy específicos, conocidos por el grueso de la sociedad y con una cuota de mercado. Ese es el eje del que parten.

Un sector que creó 4.200 empresas nuevas y 25.700 puestos de trabajo, tal y como aparece e el Informe de la Franquicia 2015 elaborado por Tormo Franchise, refleja esta realidad.

La globalización, la internacionalización o la búsqueda de una marca con cuota de mercado que aporte seguridad al emprendedor son algunos de los factores que explican su expansión en España.

«La ventaja para el franquiciado radica en la disminución del riesgo de fracaso porque el conocimiento del producto le viene dado. Esto hace que mucha gente abogue por este modelo. Puede crecer asumiendo menores riesgos», informa Santiago Barbadillo, director de la consultora de Franquicias Barbadillo asociados.

Por su parte, José María Parraga, director técnico de Incyde, fundación dedicada al fomento empresarial, sostiene que la globalización afecta de una forma positiva a la franquicia porque se le ofrecen alternativas de mercado al emprendedor en función de su personalidad e intereses.

En España, el número total de establecimientos franquiciados en 2014 asciendía a 55.087, de los cuales el 31% son pequeños y el 53% muy pequeños. Solamente el 2% son de gran tamaño.

Respecto al perfil del franquiciador, este se encuentra bastante delimitado: el grueso de los franquiciados oscila entre los 30 y lo 40 años y el 67% son hombres.

Por sectores, los que más negocios han abierto son servicios, en total 92 empresas, retail, 85 y 27 en restauración. No obstante, Barbadillo asegura por su parte que en España predominan los sectores del bienestar, alimentación y salud. «Es un buen momento para este tipo de franquicias» reseña Barbadillo.

También cree que pese al escaso nivel tecnológico y los handicaps que presenta este modelo en España, los franquiciados españoles presentan una gran capacidad de innovación.

«Se espera que de cara a los próximos cinco años se acelere un poco y nos beneficiemos de los incrementos de la demanda. Si el crecimiento económico continua, la cantidad de nuevos proyectos así como el número de potenciales franquiciadores se incrementará» Subraya Barbadillo.

LA FRANQUICIA ESPAÑOLA EN EL MUNDO

Las cifras reflejan que ha sido un buen año para las franquicias a nivel internacional, con un incremento de 3,93% de la presencia española en el resto del mundo, tal y como señala en un informe la Asociación Española de Franquiciadores.

Informática, moda, dietética y parafarmacia son los sectores que más han incrementado su participación en el mercado internacional, en contraposición de las agencias de viajes, fotografía y alimentación, cuya presencia ha disminuido respecto a 2014.

Con presencia en 132 países, suman 296 enseñas y 19.874 establecimientos en el mercado exterior, lo que refleja el posicionamiento de las franquicias españolas en el mercado internacional.

economiadelavida@periodistadigital.com

Autor

Emilio González

Emilio González, profesor de economía española, europea y mundial en la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad Autónoma de Madrid.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído