MADRID CENTRAL

Carmena, satisfecha con Madrid Central pese a que la contaminación se traslada a los barrios limítrofes

En 22 estaciones de la capital la contaminación aumenta con fuerza

Carmena, satisfecha con Madrid Central pese a que la contaminación se traslada a los barrios limítrofes
Manuela Carmena y una estación de medición

El plan estrella de Manuela Carmena contra el tráfico privado en el centro, Madrid Central, sigue dando mucho de que hablar. El Ayuntamiento de Madrid está satisfecho con los primeros resultados pero obviando el desplazamiento de la contaminación que ya está afectando muy negativamente a las demás estaciones de medición de los barrios limítrofes.

Según los datos del portal municipal, la comparación del primer trimestre de 2019 con el mismo trimestre de los últimos ochos años deja en muy mal lugar al actual ejercicio. Los tres primeros meses de este año, han sido los peores después de 2011 y 2012.–La Junta Electoral vuela por los aires la última trampa de Carmena y exige la retirada de los carteles de calidad de la atmósfera–

Es cierto que este 2019 apenas ha registrado lluvias. Pero, aun así, comparando el promedio de 2011-2018 con el presente ejercicio, la concentración de NO2 aumentó en Plaza de España un 19,9%; en Escuelas Pías, un 25,7%; en Cuatro Caminos, un 7,7%, y en Castellana, otro 12,2%. Son las estaciones que prácticamente hacen frontera con el perímetro de Madrid Central.

En las otras 22 sube y, en la mayoría, lo hace notablemente. Por ejemplo, en Villaverde, Plaza Elíptica, Ensanche de Vallecas o Juan Carlos I, el aumento de la contaminación supera el 25% en los primeros tres meses del año.–Carmena y su afán sancionador: no retira los ‘parquímetros trampa’ de Madrid Central–

En concreto, en el caso de las dos últimas estaciones, la subida llega a ser del 33,9% (con 53 microgramos por metro cúbico) y el 31,4% (35 microgramos por metro cúbico) respectivamente. En la otra parte de la balanza se encuentran Plaza de Castilla y Retiro, donde el aumento de la contaminación por NO2 fue el más bajo: un 1,1% y un 4,9%.

Más allá de los datos, la oposición al Gobierno de Manuela Carmena se ha mostrado muy crítica con el propio sistema de medición. Sobre todo, por el hecho de que Madrid Central solo cuente con una estación, la del Carmen, cercana a Gran Vía y alejada de otras zonas que nada tienen que ver con el tráfico que puede registrar esa zona.

En realidad, el aumento de la contaminación en los barrios limítrofes venía siendo advertido por algunos otros portavoces. Es el caso de la líder de Ciudadanos en Madrid, Begoña Villacís, aseguró que «la restricción al tráfico en el centro daba lugar a intolerables niveles de contaminación en los barrios periféricos».

Por otro lado, el portavoz de los populares en el Consistorio y candidato a la alcaldía, José Luis Martínez-Almeida, anunció que si era elegido regidor de la capital daría marcha atrás a Madrid Central por completo.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído