Paro estructural en España: el peligro de convertirse en la anomalía de Occidente

El desempleo ‘normal’ en España (el 17% ó 18%) es el triple que EEUU o Alemania

BBVA cree que la "situación normal" de España será un paro estructural del 18%

El desempleo 'normal' en España (el 17% ó 18%) es el triple que EEUU o Alemania
España, crisis y paro. JUANJO

Rebaja las previsiones de crecimiento para el año que viene en España hasta el 2%

A mediados de esta semana, el BBVA hizo público un informe en el que analizaba la salud de la economía española y establecía, una vez que el desempleo en nuestro país retornara a una «situación normal», un paro estructural entre el 17% ó 18%.

El estudio alertaba que a final del 2015, la tasa de desempleo se situaría en el 22,5%, para converger a esa «situación normal» de paro estructual de hasta el 18%, que en otros países es una situación anormal en tanto que triplica, por ejemplo, la tasa de Estados Unidos o Alemania.

Como explica J.V. en ‘ABC‘ este 9 de noviembre deb 2014, en España hay 2,3 millones de parados de larga duración (que llevan buscando trabajo durante dos años o más), una situación que instituciones como la OCDE señalan como peligrosa por el riesgo evidente de no poder recuperar a estas personas para el mercado laboral.

A finales de octubre, el presidente del CES, Marcos Peña, reclamaba un plan estratégico «ambicioso» con medidas de choque para combatir el paro entre los mayores de 45 años, un colectivo «especialmente vulnerable» al desempleo de larga duración, ya que uno de cada dos parados se encuentra en esta franja de edad, además de que el 40% de la población activa se concentra también en este grupo y que adicionalmente es el colectivo más afectado por el desánimo, un gran problema que el presidente de este organismo quería poner en valor puesto que quizá se este viendo «ensordecido» por otro gran problema en España: el desempleo juvenil.

¿Cómo se entienden estas cifras?

«Tenemos una estructura económica muy particular con unos perfiles de empresa diferentes al de otros países, el tamaño de las empresas es mucho menor», explica Angels Valls, profesora del departamento de Dirección de Personas y Organización de ESADE Business School.

¿Y qué se puede hacer?

En resumen, hay varias líneas de acción: el fomento de la actividad empresarial incentivándolo de diferentes maneras (impuestos, inversión directa, etc.) y el apoyo a las personas que se han quedado sin trabajo.

Y, ¿hay en España un sustitutivo al sector de la construcción en el mercado laboral?

Valls cree que, de momento, no.

«A corto plazo no hay un sector para absorber esa cantidad de manor de obra con ese perfil bajo o muy bajo. Cubría desde el arquitecto, ingeniero y hasta el peón sin experiencia alguna. Esta varita mágica no lo veo. En algunas zonas donde el turismo tiene capacidad de absorber… pero con una temporalidad, es un sector con un alto grado de precariedad, tiene una base frágil. Y tampoco veo al turismo de todas maneras con la capacidad de absorber».

Y es que el mercado laboral español tiene peculiaridades significativas: «Con el aumento del crecimiento económico, tenemos la capacidad de generar muchos puestos de trabajo, pero también la capacidad a la inversa.

Nuestra dinámica del mercado de trabajo es así, generar trabajo facilmente pero a la vez destruir de manera similar. Hiperreacciona tanto al crecimiento como al no crecimiento», razona Valls, que coincide en su análisis con Gayle Allard, del IE Business School:

«Lo que siempre ocurría es que cuando había un foco de esperanza en el horizonte en España, se contrata sólo a temporales. España en crisis destruye muchísimo empleo pero después es una máquina de crear empleo, masivamente, porque lo necesita».

«Hay políticas de estímulo a la actividad económica y de ahí un crecimiento que debería generar ocupación y a poder ser de calidad. Esta línea de apoyo puede ser desde financiación a la empresa, fiscalidad, apoyo a la inversión, inversión pública…», enumera la experta de ESADE, pero que quiere apuntar la importancia capital de las ayudas y la formación a los parados. «Para apoyar a las personas que están paradas los países de nuestro entorno hace muchos años tienen un enfoque muy distinto, de estar al lado de las personas. Que el periodo entre quedarse sin trabajo y encontrar otro sea el menor posible».

Para las personas de baja cualificación, de una edad avanzada y que llevan más de dos años sin encontrar trabajo, Valls apuesta por la activación de la persona con un asesor, de una manera que ya se ha estudiado con proyectos piloto:

«Es el proceso de recuperación anímica, pero no como un fin sino para que sea un instrumento para que sea ella misma quien tome el proceso de búsqueda de su trabajo. Es una manera de conseguir salvar el riesgo de exclusión social y a nivel de recursos públicos sería la mejor manera de hacer prevención. Los países que tienen el despido libre, por ejemplo, tienen estos mecanismos de acompañamiento. Y eso es lo que ha hecho que la reforma (nuestra reforma laboral) haya quedado muy coja. Y es lo que hay que apuntalar porque no lo hemos hecho».

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído