VW reorganiza su equipo directivo tras el caso de las emisiones

El consejo de vigilancia del consorcio automovilístico Volkswagen ha aprobado una reestructuración de su equipo directivo y de las marcas tras el caso de la manipulación de las emisiones de los motores diésel, detectado en Estados Unidos, aunque mantiene a Michael Horn como presidente y consejero delegado del grupo en el país.

El presidente interino del consejo de vigilancia, Berthold Huber, afirmó que esta nueva estructura refuerza las marcas y las regiones, al tiempo que aporta libertad de acción para el consejo de administración en cuanto a estrategia y para dirigir la empresa.

Esta reorganización se produce después del escándalo por la manipulación de las emisiones de los motores diésel de algunos de los vehículos del grupo, lo que provocó la dimisión del consejero delegado, Martin Winterkorn, que ha sido sustituido por Matthias Müller, actual presidente de Porsche.

Como parte de esta nueva estructura, el consorcio creará el nuevo grupo Porsche, que englobará las firmas deportivas Porsche, Bentley y Bugatti, con el fin de orientarse de una forma sistemática hacia las plataformas modulares de los vehículos en cada uno de los segmentos.

Así, esta división se creará para los vehículos deportivos. Además, la estrategia de plataformas estará supervisada por el consejero delegado de Volkswagen y contará con un departamento separado para este propósito.

El grupo de marcas Audi, que incluye Lamborghini y Ducati, se mantendrá como hasta el momento, al igual que el de vehículos industriales, que la división de Servicios Financieros y que la de Ingeniería. De su lado, las marcas de volumen (Volkswagen, Seat y Skoda) contarán con un representante cada una en el consejo de administración del consorcio.

GARCIA SANZ, CINCO AÑOS MAS.

Por otro lado, el consejo de vigilancia ha decidido ampliar por cinco años el contrato del español Francisco Javier García Sanz como responsable de Compras del grupo y miembro del consejo de administración.

Por su parte, el presidente de Seat, Jürgen Stackmann, será el nuevo vicepresidente de Ventas y Marketing del grupo, en sustitución de Christian Klingler, que abandonará la compañía con efecto inmediato como parte de los cambios estructurales a largo plazo y como resultado de diferentes visiones de la estrategia de la empresa.

Stackmann será reemplazado al frente de Seat por el italiano Luca de Meo, de 48 años de edad, que trabajaba actualmente como vicepresidente de Ventas y Marketing de la firma automovilística Audi. Estos cambios tomarán efectos el próximo 1 de octubre.

Además, Winfried Vahland, actual presidente de Skoda, asumirá desde el 1 de noviembre la dirección de las actividades del grupo en Norteamérica, mientras que al frente de la firma checa se situará Bernhard Maier, que ejercía hasta el momento como responsable de Ventas y Marketing de Porsche.

Desde la compañía señalaron que Volkswagen Group se concentrará de forma más exhaustiva en la eficiencia y en las áreas de futuro, así como en nuevos campos como las cooperaciones o los coches conectados.

Una de las nuevas medidas de la compañía será englobar a nivel de grupo las estructuras y los procesos, especialmente en lo que se refiere a las marcas y a la contabilidad regional. Con ese objetivo, la marca Volkswagen introducirá una nueva estructura de gestiones con cuatro regiones, cada una de ellas encabezada por un consejero delegado, que reportará directamente ante el presidente de la firma, Herbert Diess.

Por otro lado, el departamento de Producción del grupo será eliminado con efecto inmediato y se delegará la responsabilidad a las marcas y a las regiones, lo que en palabras de Huber aumentará la independencia en el campo de la fabricación para firmas y regiones.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído