El pago de los viajes se hace únicamente a través de tarjeta de crédito

Bla Bla Car: Cuando viajar a Guadalajara por cinco euros no es un cuento

Los usuarios valoran la seguridad en la conducción y la puntualidad a la hora de ofrecer el servicio

Bla Bla Car: Cuando viajar a Guadalajara por cinco euros no es un cuento
Bla Bla Bla Car. BB

Son las 14:00 en la Avenida de América de Madrid. El coche que esperamos llega a su hora y, tras reconocernos, nos subimos en él. No es un taxi, tampoco un Uber o un Cabify, es Vicente, uno de los millones de usuarios de Bla Bla Car.

Esta aplicación on-line surgió en 2006 en Francia por una idea accidental de Frèderic Mazzella que perdió su tren de vuelta a casa y tuvo que pedir a su hermana que le recogiese. En el trayecto de vuelta se le ocurrió la idea de poner en contacto gente que va al mismo destino.

Con el tiempo, el medio empezó a coger más y más notoriedad hasta llegar a lo que es hoy, con más de 35 millones de usuarios. Tras Francia, fue España el primer país al que llegó la web y cuenta con más de 2,5 millones de usuarios. Actualmente ha cruzado el charco y se puede disfrutar en México y Brasil.

Vicente, de 44 años, arranca el coche y se dirige a nuestro destino, Guadalajara. «Yo voy a mi pueblo, que está en Navarra, y como paso por Guadalajara publico mi viaje en la aplicación», nos dice Vicente. Él es nivel embajador, es decir, lo mejor que puedes encontrar. Existen hasta 5 niveles alcanzables para los usuarios: principiante, intermedio, avanzado, experto y embajador. Le preguntamos a Vicente cómo empezó en Bla Bla Car:

Yo soy de un pueblo de Navarra y tenía un negocio en Madrid, iba y volvía tanto que una amiga me lo recomendó. Al principio desconfías un poco porque no deja de ser gente desconocida, pero una vez que lo pruebas quedas encantado con la gente a la que llevas.

Lo siguiente que le preguntamos es cómo se llega a ser nivel embajador:

La verdad es que no es tan difícil, poco a poco publicaba mis viajes y la gente se iba subiendo y posteriormente valorando, cuando llegas a un número de calificaciones determinadas te haces embajador.

Cuando salimos de Madrid ciudad, nos percatamos de que nadie más se ha subido en el coche debido a que la cercanía del viaje no provoca una gran demanda.

He hecho viajes con el coche lleno pero siempre a sitios lejanos, cada vez más y más gente se va uniendo a esta red social y eso se nota.

¿Cómo funciona Bla Bla Car? Existen dos formas. Mediante la web o mediante la aplicación. Una vez ahí buscas el viaje que deseas y aparecen todos los usuarios que han publicado sus viajes y que, por lo general, los van a realizar en los 3 ó 4 días próximos. Junto al destino aparece el usuario y su nivel, su edad y una foto para aportar más confianza. El pago se realiza antes del viaje únicamente mediante tarjeta de crédito.

Antes se podía pagar en efectivo, pero entraron en el tema de los seguros de coches y tuvieron que cambiarlo», nos comenta Vicente. El pago se divide en dos partes: una parte que va para el conductor y un pequeño porcentaje que se queda Bla Bla Car denominado «coste de gestión». Por ejemplo, el viaje nos ha salido por 5 euros, 4 irán para Vicente y uno para Bla Bla Car, aunque depende del viaje. Los más largos cuestan mínimo 15 euros y al menos 4 son para Bla Bla Car.

Nos contamos cosas de nuestras vidas, la finalidad de nuestro viaje y mucho más. La compañía y la conversación parecen muy importantes en este medio de transporte que lo que busca no es solo el viaje en sí, si no que se establezcan vínculos entre los viajeros.

Mientras prosigue nuestro viaje por la carretera A-2, le preguntamos a Vicente si se puede hacer de Bla Bla Car un negocio:

Para nada, es más, está completamente prohibido por los desarrolladores de la web. Hace unos años encontraron a un hombre que se hacía Madrid-Valencia tres o cuatro días a la semana por un precio desorbitado y haciendo cálculos se dieron cuenta de que este hombre estaba ganando mucho dinero. Esta es una aplicación para ayudarnos unos a otros, yo no busco ganar dinero, lo que me interesa es la compañía de la gente y si me puedo llevar una pequeña parte para la gasolina mucho mejor.

La conducción de nuestro compañero de viaje es perfecta, sin aumentar la velocidad en exceso y siempre atento a la carretera. Esa también es una valoración que se tiene muy en cuenta a la hora de elegir el viaje, la seguridad se considera muy importante para los usuarios.

Minutos más tarde de abandonar la Comunidad de Madrid y adentrarnos en la de Castilla-La Mancha, Vicente interrumpe nuestra charla para preguntarnos en qué parte de Guadalajara nos deja. Tras darle una serie de indicaciones, Vicente nos confiesa una cosa:

Quizá esto es lo peor de Bla Bla Car, la recogida y bajada de la gente. He llevado a personas que hacen que te desvíes casi media hora y no se dan cuenta de que hay más personas en el coche. Yo en la web tengo señalado que me puedo desviar un máximo de 10 minutos, pero a la gente no le importa. Aparte de todo, ¿qué vas a hacer?, ¿les dejas tirado en cualquier punto de San Sebastián, por ejemplo?.

No todo podía tener su lado bueno. Con nosotros no tiene ningún problema, un pequeño desvío de 5 minutos para dejarnos en un sitio céntrico de Guadalajara. En el momento en el que nos deja, no hay que hacer nada más, ni un solo pago ni una firma, tan solo un apretón de manos y las gracias por el agradable trayecto.

Tras dejar atrás a Vicente, llega el momento de valorar en la aplicación: una calificación sobre 5 y un comentario extenso para que otros usuarios puedan comprobar cómo es Vicente como conductor. Experiencias de viaje que se han convertido en una verdadera red social.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído