El anterior Gobierno de Carmena obligó a los veladores de Centro a cerrar hasta hora y media antes

Madrid: Los empresarios recurren ante el TSJM el recorte horario de las terrazas de Centro para poder abrir hasta las 2.30 horas

Almeida se muestra "abierto al diálogo" para encontrar una solución siempre respetando la ZPAE

Madrid: Los empresarios recurren ante el TSJM el recorte horario de las terrazas de Centro para poder abrir hasta las 2.30 horas

Un asunto más complejo de lo que parece desde fuera. La Asociación Hostelería Madrid (la antigua La Viña) ha presentado este martes un recurso contencioso-administrativo ante el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) para solicitar de forma cuatelar la paralización inmediata del recorte horario que afecta desde mediados de mayo a las terrazas del distrito Centro, declarado Zona de Protección Acústica Especial (ZPAE) desde 2012. La denuncia de los hosteleros madrileños es, concretamente, contra la renovación de la ZPAE que materializó en la recta final de su mandato el anterior Gobierno de Ahora Madrid. De ser favorable a los empresarios la decisión del tribunal, algunas de las terrazas del centro podrían abrir viernes, sábados y víspera de festivos como máximo hasta las 02.30 horas, según recoge 20minutos y comparte Manuel Trujillo para Periodista Digital.

El Ejecutivo de Manuela Carmena aprobó el pasado 1 de abril en Junta de Gobierno modificar, entre otros, los horarios existentes en la ZPAE del distrito de Centro con un adelanto de una hora por la mañana en el horario de apertura de las terrazas y un recorte generalizado en el cierre de los negocios de entre media (zona moderada y alta) y una hora (zona baja).

De esta forma, las 650 terrazas afectadas podían abrir en la zona de protección acústica baja y moderada del centro en el periodo estacional (del 16 de marzo al 15 de octubre) de 09.00 a 00.00 horas de lunes a jueves y domingo; mientras que viernes, sábados y vísperas de festivo la jornada se prolongaría hasta las 01.30 horas. En la zona de protección acústica alta, el horario era más reducido los viernes, sábados y vísperas de festivo, donde las terrazas podían abrir de 09.00 a 01.00 horas. De lunes a jueves y domingo el horario era el mismo que en el resto de zonas. Durante el resto del año, el horario sería de 09.00 a 23.00 horas.

Pero después de pasar por el Pleno del pasado 30 de abril, la propuesta sufrió una modicación que supuso un nuevo recorte de media hora en el horario de cierre en todas las zonas. El texto definitivo contó con los votos a favor de PSOE y Ahora Madrid y entró en vigor el pasado 18 de mayo después de ser publicado en el Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid (BOCM) el día anterior.

El anterior Ayuntamiento explicó en una nota informativa que el nuevo texto era «fruto de la participación y el diálogo con los vecinos y vecinas, así como los responsables de los locales de ocio». Sin embargo, los propietarios de los locales de ocio no están contentos con los cambios, y menos con la «sorpresa» final que se han llevado.

«No entendemos que se haya hecho con mediciones realizadas en 2016 y 2017. Los niveles de ruido han ido mejorando cada vez más y, sobre todo, con la puesta en marcha de Madrid Central», asegura Juan José Blardony, director de la Asociación Hostelería Madrid, quien lamenta el «gran daño» de la medida: «Es muy complicado dar cenas así. Le tienes que decir a los clientes a las once que tenemos que cerrar en media hora. Tenemos muchísimas quejas. Ahora que en verano podemos hacer algo más de negocio entre semana no nos dejan pese a que no se incumplen los niveles de ruido».

El alcalde de la capital, José Luis Martínez-Almeida, se ha mostrado «abierto al diálogo» para poder encontrar una solución al problema con los horarios de las terrazas de los hosteleros del distrito Centro, aunque siempre respetando las normas: «La ZPAE está en vigor y que hay que cumplir con las prescripciones de esta zona especial».

Peligran 3.000 empleos
La Asociación Hostelería Madrid explica que la nueva normativa está causando daños económicos a negocios del centro que podría suponer «la pérdida de 3.000 puestos de trabajo». Los hosteleros critican además que el anterior Gobierno municipal no tomó «ninguna medida» para frenar la proliferación de los «comercios con barra de degustación» o combatir a «los lateros y el botellón» que también contribuyen a generar ruido en el centro.

Autor

Manuel Trujillo

Periodista apasionado por todo lo que le rodea es, informativamente, un todoterreno

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído