Dinamarca, el país más feliz del mundo


(PD).- Dinamarca, con su democracia, su igualdad social y su atmósfera pacífica, es el país más feliz del mundo, al menos según la Encuesta Valores Mundiales, encargada por el Gobierno estadounidense y realizada por una red mundial de sociólogos desde 1981. No es la primera vez que los daneses ganan el título de felices, tal como reflejaron los resultados de un estudio similar en 2006.

La encuesta, en la que España se sitúa aproximadamente en la mitad de la tabla (puesto 44 de los 98 incluidos en la última oleada), se basa en dos preguntas realizadas a unas 35.000 personas: si se es feliz y si se está satisfecho con su vida en la actualidad. Según los resultados, se aprecia un aumento de la felicidad desde que se inició el estudio hasta este año.

En lo que se refiere a países, como en la vida misma, el dinero no da la felicidad: el país más rico del mundo, Estados Unidos, está en el puesto decimosexto. Al otro lado de la balanza está Zimbabue, desgarrado por conflictos políticos y sociales.

Colombia y Puerto Rico superan a España

«Sospecho firmemente que hay una fuerte correlación entre la paz y la felicidad», dijo Ronald Inglehart, científico político del Instituto de Investigación Social de la Universidad de Michigan, que dirigió el trabajo. Países, como Puerto Rico y Colombia tienen calificaciones altas, como Irlanda del Norte, Islandia, Suiza, Irlanda, Países Bajos, Canadá y Suecia.

«Aunque en ningún caso es el país más feliz del mundo, desde una perspectiva global Estados Unidos sale bien parado», apuntó Inglehart. «El país no sólo es próspero, tiene una calificación relativamente alta en igualdad de género, tolerancia de diversidad étnica y social, y tiene altos niveles de libertad política».

«En definitiva, el determinante más importante de la felicidad es la proporción en la que la gente tiene libertad de elección en cómo vivir su vida», concluyó el director del estudio. Análisis científicos sobre la felicidad apuntaban a que reside físicamente en el cerebro, emocionalmente en los niños, tiene un origen químico y, además, se hereda.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído