La víctima de 15 años, que pesaba apenas 20 kilos, ha podido ser liberada en Buenos Aires

Los devotos de ‘San La Muerte’ encerraron durante 9 años a una esclava junto a un mono y a un perro

La pareja de sádicos la alimentada solo de levadura de cerveza, pan y agua, y le pegaba palizas

Los devotos de 'San La Muerte' encerraron durante 9 años a una esclava junto a un mono y a un perro
Miedo, violencia sexual y horror. PD

La pobre chica sufre un retraso madurativo debido a la falta de comida y de educación, por lo que ha sido trasladada de urgencia a un hospital de la capital argentina

Una joven de 15 años fue liberada este miércoles 16 de abril de 2014 en Buenos Aires tras pasar nueve años encerrada en un garaje, alimentada solo de levadura de cerveza, pan y agua, con signos de violencia física y con un perro y un mono como única compañía, informaron fuentes policiales.

La joven pesaba apenas 20 kilos y sufría un retraso madurativo debido a la falta de comida y de educación, por lo que fue trasladada de urgencia a un hospital de la capital argentina, mientras que sus tutores fueron puestos en prisión preventiva por la juez a cargo del caso, María Gabriela Lanz.

ESCLAVITUD Y SERVIDUMBRE

La juez acusó a los tutores de «reducción a la esclavitud y la servidumbre, privación ilegal de la libertad y lesiones graves», dado que la menor se encontraba con signos de haber sido golpeada con un cinturón, lo que los investigadores creen que ocurría si intentaba «comer las sobras» de la comida de los animales.

Según los responsables de la investigación, la pareja tomó a la menor en condición de «guarda provisional» en 2001, después de que un juzgado considerara que los padres biológicos de la niña no estaban en condiciones de hacerse cargo de ella, dado que tenían ya otros siete hijos y se encontraban en una situación económica precaria.

PÉRDIDA DE CONTACTO

Sin embargo, ambas familias perdieron contacto en 2005 y nadie se interesó por la joven hasta que una de sus hermanas, que cumplió recientemente la mayoría de edad, alertó a la Justicia tras descubrir la situación en la que se encontraba.

La menor indicó a la Policía que solo había podido abandonar el garaje dos veces en los nueve años que pasó sin contacto con el exterior.

Los dos detenidos pertenecían a la secta de «San La Muerte», un culto tradicional latinoamericano de raíces guaraníes frecuente en México, Paraguay y Argentina.

 

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído