La tradición es elemental en la educación de un país

Remedios para una sociedad compacta y uniforme

Quizá algunos sientan nostalgia de los tiempos de su niñez

La tradición es elemental en la educación de un país. Su aprendizaje o reconocimiento nos ayuda a comprender de dónde venimos y el modo de proceder que seguimos día a día, cómo nos desenvolvemos con los demás, con la sociedad, con otras culturas, etc. Aunque bien es conocido que no todas las tradiciones son aceptadas por todos debido a su brutalidad o por ir en contra de las ideologías de unos y otros. Pero la historia es historia y no puede eliminarse ni olvidarse, aunque los grandes clásicos de Disney nos enseñaron que sí podemos aprender de ella. Suena nacionalista decir que «somos España» y que debemos hacer tripas corazón y representar lo que somos. Gracias al tiempo en el que vivimos la obligación de cumplir con nuestro pasado no impulsa a los jóvenes a ser esclavos de su país y, al menos, eso es algo bueno. La libre elección y el respeto a las opiniones fundamentan la esencia del ser libre e independiente que debemos promover aquí y en todos los rincones del mundo.

No obstante, es comprensible que en Canarias estemos todos satisfechos de haber asistido, a lo sumo, a varias experiencias con nuestra tradición repleta de deportes y juegos canarios tan comúnmente conocida. Sí, para qué negar que sea verdad. En los centros escolares se les enseña a los niños a jugar a la petanca y al juego del palo, asisten a demostraciones divertidas de arrastre de ganado donde pueden participar y se les enseña a luchar como los profesionales de la lucha canaria. Y es muy usual que en días señalados, como el Día de Canarias, se desarrollen estas actividades para favorecer la convivencia entre estudiantes y que el encuentro con el pasado y presente de nuestras islas sea digno de recordar. Pero no solo ocurre esto en los centros de enseñanza obligatoria, pues la Universidad de La Laguna también es participe del recuerdo y apoyo a estas actividades que parecen olvidarse poco a poco, manteniéndolas en nuestra memoria como juegos de nuestros abuelos o bisabuelos.

¿Está mal que estas actividades se desarrollen en un entorno libre de predilecciones, repleta de otras culturas y donde existe elección de participación? Sinceramente, no creo que sea erróneo. A este tipo de congregaciones, charlas, congresos o exposiciones asiste el que quiere y en cierto modo es bonito saber que dichos juegos o demostraciones son realizados por jóvenes que sí mantienen una relación con la tradición canaria. Quizá algunos sientan nostalgia de los tiempos de su niñez, quizá otros no la sientan y habrá quienes se interesen por ella por cualquier motivo. Pero es una experiencia conmovedora saber que al menos, aunque, en el día a día, se nos quiera hacer cada vez más europeos, cada vez más iguales y ordinarios, tengamos en nuestro interior una conciencia que nos distinga, por mínima que sea.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído