¡Oops, oops, se me ha visto todo!

Emma Watson, Adriana Ugarte y otras descuidadas que enseñaron hasta la ‘matrícula’

Emma Watson, Adriana Ugarte y otras descuidadas que enseñaron hasta la 'matrícula'
Los descuidos de una famosa pechugona. EP

«¡Oops, oops, se me ha visto todo!»

Como cada año por estas fechas, en ‘Informalia‘ nos alegran el verano con una selección con los momentos más divertidos que nos brindan las más estilosas de nuestras celebrities nacionales y extranjeras.

Ellas también son humanas y sobre el escenario pueden perder el control para darlo  todo, igual que saliendo del coche, en la playa… Allá donde haya un paparazzi… ¡Flash!

La española Adriana Ugarte o la alemana Diane Kruguer o la británica Emma Watson… Los descuidos no tienen nacionalidad y ellas son pilladas en situaciones curiosas y enseñando sin querer. O eso parece. Este es nuestro ranking de oops: pasen y vean.

En el número 10 tenemos a Marion Cotillard. La parisina, con más de 200 portadas de revistas a sus espaldas y decenas de películas aún no sabe que en cualquier parte hay una cámara dispuesta a inmortalizarla. A sus casi 42 años, mantiene una belleza a prueba de pilladas. 

En el número nueve tenemos a Paris Hilton. La excéntrica millonaria y DJ no se cansa de ser la musa de los paparazzi y a menudo obsequia a la legión de fotógrafos que lleva tras de sí con un descuido como éste. Los ha tenido mejores porque, a sus 37 años, siempre, o sea, siempre, lleva prensa persiguiéndole.

Adriana Ugarte ocupa este número ocho del ránking porque, sin tratarse para nada de una imagen escandalosa, este oops de la madrileña representa el verdadero descuido, aquel que la protagonista de la pillada no percibe hasta que una amiga se lo dice o directamente se encuentra la foto en las revistas y dice: «¡Ostrás!». De todas maneras, a sus 33 años, no parece que Adriana esté preocupada por este tipo de cosillas.

Helen Lindes llega a este séptimo puesto con todos los honores porque la modelo y pareja del jugador de baloncesto Rudy Fernández  nos ofrece un verdadero clásico en esto de los descuidos: el de ‘me tengo que cambiar la parte de arriba que está mojada y no tengo dónde’. A sus 37 años, no ha aprendido a hacerlo perfecto y prueba de ello es la foto. 

Olivia Palermo es tal vez la inventora del concepto it girl. Y sin embargo, sabemos que suda, va al baño y padece otros rasgos propios del ser humano normal y corriente, como por ejemplo, tener descuidos. La neoyorquina de 32 años ocupa en este ránking un muy meritorio sexto puesto que sin duda añadirá a su lista de premios. 

Halle Berry, la sirena que salía de los mares para conquistar al James Bond Daniel Craig, está a punto de cumplir 52 espléndidos años. La gran actriz norteamericana sufrió una de esas pilladas que no es un descuido más: esto es una cosa más seria. Pero claro, si no te pones ropa interior, al menos estate pendiente de cómo te mueves y qué hacer. Otra cosa es que una copilla de más te haga olvidar el pequeño detalle que nadie conoce, que nadie conoce hasta que el fotógrafo publica esto. Te damos el quinto puesto.

Emma Watson atesora esa magia de la juventud porque a sus 28 años aún recuerda a aquella Hermione Granger que nunca enamoró a Harry Potter pero sí a muchos de los fans de la saga. Sin embargo, esta bruja bellísima nunca aprendió el truco de bajar de un coche sin que se le vieran las bragas. Y esto es lo que pasa cuando no te lo sabes: que te llevas el cuarto puesto del ránking de descuidos. 

Victoria Beckam, la Spice más cuidadosa, la más pija, la que fue capaz de ligarse al futbolista más guapo de la historia (y retenerlo 19 años), de hacerle cuatro hijos… Posh, de 44 años, no ha sido capaz sin embargo de evitar un descuido de manual como éste. Por eso, por lo sencillo pero a la vez clásico y estereotipado de este oops le damos el cuarto puesto a la cantante, modelo, diseñadora y enseñadora de ropa interior más british. Pero sobre todo el premio es por el homenaje de Victoria al que fuera equipo de su marido cuando era la estrella del Bernabéu: bragas merengues, que diría Florentino. 

Kate Moss tiene fotografías mucho peores que ésta, lo sabemos, pero algunas incitan a la mala vida y a las adicciones. En cambio ésta es pura y la modelo británica aparece en ella cual ángel despistado. Merece un tercer puesto. Claro que a la musa de Calvin Klein, a sus 44 añazos, no le llegará la medalla de bronce pero se la guardamos.

Diane Kruger escala hasta el número dos por méritos propios. La modelo y actriz alemana, la que fue capaz de volver loco al más bello Brad Pitt en Troya, no es que enseñe la braguita en un inocente descuido. Es que se ha dejado llevar por la postura y ha marcado una época, un subgénero dentro del periodismo de descuidos: el descuidazo. Es innecesario profundizar más en las razones que justifican esta medalla de plata porque, aparte de que una imagen vale más que mil palabras, sería meternos en un patatal. 

Paulina Rubio no pasará a la historia por su enorme calidad como cantante pop (aunque puede que en su México natal sí) ni tampoco por sus romances con Ricardo Bofill o su boda y tormentoso divorcio con Colate. Pero sí por la pasión que entrega en sus conciertos. Ella merece por tanto nuestro respeto, porque está claro que en el escenario se olvida de todo, hasta de taparse. Number One y medalla de oro de los descuidos para la chica dorada. 

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído