Confesó ser el asesino material de unas 150 personas, incluido Giuseppe di Matteo, un pequeño de 13 años a quien disolvió con ácido

Italia libera al sanguinario mafioso Giovanni Brusca

La decisión llega a pesar de ser el asesino del juez Falcone y estar considerado uno de los criminales más peligrosos de la historia reciente del país

Italia libera al sanguinario mafioso Giovanni Brusca
Giovanni Brusca PD

Giovanni Brusca, uno de los mafiosos actuales más peligrosos de Italia, está en libertad.

Natural de San Giuseeppe Jato, un pequeño pueblo en la provincia de Palermo, fue creciendo en el sector del crimen organizado hasta liderar en una de las operaciones que más impactó a la sociedad italiana: el asesinato del juez Giovanni Falcone a través de una bomba debajo de su coche.

Junto a otros mafiosos colocó 500 kilos de dinamita en la carretera que llega al aeropuerto y a la hora precisa, él apretó el detonador. Junto a Falcone, fallecieron su mujer, Francesca Morvillo; y los escoltas Vito Schifani, Rocco Dicillo y Antonio Montinaro.

El mafioso, conocido como ‘U verru’ (el cerdo, en dialecto siciliano) fue arrestado en 1996.

Su liberación se produce tras 25 años en la cárcel, después de una mínima reducción de condena.

En Italia no existe la cadena perpetua, por lo que el máximo de años que un reo puede pasar a la sombra son 26 años sin que se revise la pena. Brusca comenzó a colaborar con la Justicia en 2000, de modo que ha conseguido la libertad definitiva poco antes de llegar a este límite.

Las confesiones del asesino fueron cruciales en la posterior lucha contra la mafia, a la que las autoridades se entregaron por completo a partir de ese momento. Sin embargo, su foto abandonando el penal romano de Rebibbia, con camisa, barba y buen aspecto han levantado viejas heridas en el país.

Los primeros en lamentar la liberación del capo fueron los familiares que aún quedan del juez Falcone.

“Después de 25 años de cárcel, el líder mafioso Giovanni Brusca queda libre. No es ésta la justicia que los italianos se merecen”, tuiteó el secretario de la Liga, el ultra Matteo Salvini. También otros líderes políticos se sumaron a esta línea. Si bien, desde el ámbito judicial y las asociaciones antimafia consideran que el cumplimiento de la ley realmente representa una victoria para el Estado.

Brusca confesó ser el asesino material de unas 150 personas, incluido Giuseppe di Matteo, un pequeño de 13 años, a quien disolvió con ácido por ser hijo del mafioso arrepentido Santino Di Matteo.

Para los misterios de la crónica negra italiana quedará el papel que pudo tener el Estado, que supuestamente negoció con Riina en secreto. El otro personaje que quizás pudiera revelar algo de todo aquello se llamaba Giulio Andreotti, fue siete veces primer ministro y también descansa en el cementerio.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído