Dale Candela a la ELA

                           

Les voy a presentar a Jaime Lafitatambién conocido en los ambientes como Jimmy Lafeet. No se corten, pinchen aquí y escuchen, pero sobre todo vean a Jimmy en acción.

Jaime es mi cuñado, y también mi amigo desde hace muchos años. También hace muchos años que con él hicimos un grupo de amigos el Camino de Santiago en bici. Si ese verano en vez de hacer el Camino con nosotros Jaime hubiera decidido correr el Tour de Francia… habría arrasado, sin ninguna duda. Pero prefirió peregrinar a Santiago para disfrutar con sus amigos y quizá para encontrarse a sí mismo, en eso estábamos todos. A ninguno se nos olvidará ese viaje en bici, con alforjas y durmiendo a veces en el suelo, en el que -aparte de que casi nos encontramos a nosotros mismos- pudimos comprobar que además de ser un crack a nivel personal, Jaime era una fuerza de la naturaleza.

                         

Pues eso, que además de ser como Tarzán, Jaime es un tipo inteligente, currante, generoso, divertido, amigo de sus amigos, un padrazo para sus hijos y un pedazo de marido para mi cuñada Lourdes. No hace falta decir que tanto Lourdes como sus tres hijos –Diego, Álvaro y Teresa– son también unos cracks, como no podía ser de otra manera. En definitiva, Jaime es una de la mejores personas que conozco, y eso que conozco a unas cuantas que son extraordinarias.

Además Jaime es un melómano, como yo. Le encanta el rock and roll y es incondicional, entre otros, de Elvis, Springsteen y Creedence Clearwater Revival, que durante años han sido su principal fuente de inspiración en su faceta artística. Como habrán visto en el vídeo Jaime no se cortaba un pelo en demostrar la pasta de la que estaba hecho en cuanto tenía una oportunidad. Vale, no digo yo que puestos a comparar la carrera artística de Jimmy Lafeet con la de Elvis y Springsteen los logros musicales de estos quizá pueden estar algo por encima, pero en lo que viene siendo la puesta en escena, el directo y el dejarse la piel sobre un escenario… nada que envidiarles, no me digan que no.

Pues bien, dicho lo anterior Jaime tiene una enfermedad no tan rara pero muy jodida, con perdón, que se llama ELA, y ya no puede darlo todo ni en la bici ni encima de un escenario.

Por favor, les ruego que pinchen aquí y escuchen esto atentamente desde el minuto 11, les aseguro que cada segundo vale la pena y se harán una idea no sólo de quien es Jaime, sino de su talla humana. Verán que no he exagerado un pelo. Creo que tras escucharlo sobran las palabras.

                         

Así las cosas, si quieren echar una mano -no sólo a Jaime, sino a todos los enfermos de ELA, que son un montón en España y en todo el mundo- pinchando aquí tienen la oportunidad de hacerlo y también de informarse sobre la ELA y sobre Dale Candela, la iniciativa de Jaime y de sus familiares y amigos para plantar cara a la ELA. Mucho ha tenido que hacer Jaime bien en la vida para tener tantos y tan buenos amigos y para que tanta gente le quiera tanto y se esté volcando con él y con la causa que ahora -con un par- abandera. Debe ser el karma.

En fin, que quizá ahora que viene la Navidad ustedes también pueden hacerse o hacer un regalo a alguien y de paso colaborar en la lucha contra la ELA.

Los dibujos que ven en las prendas de Dale Candela son del propio Jaime, los hizo cuando estaba en el cole y no se podía imaginar que muchos años después sus dibujos iban a acabar arrasando en camisetas, pegatinas, bolsos o chándals, y sobre todo que iban a servir para una causa tan extraordinariamente buena. Aquí en Vizcaya -en el País Vasco hay cuatrocientos casos de ELA- se ve que la peña es muy solidaria porque las prendas de Dale Candela se ven ya por todas partes.

También les pido el favor de que firmen aquí. Les llevará un minuto hacerlo y contrubirán con su granito de arena a plantar cara a este enemigo tan malo y tan desconocido que es la ELA.

Por mi parte, viendo lo que pasó en su día con el sida -que desgraciadamente lo vi muy, muy de cerca- y viendo también como crece la bola de nieve que estamos creando con la ELA, no dudo que entre todos vamos a derrotar a la ELA y de que Jaime va a ganar esta batalla. Eso sí, como pasó con el sida hay que arrimar el hombro, necesitamos su ayuda y no hay tiempo que perder.

Muchas gracias.

Autor

Enrique Zubiaga

Soy un aviador vasco que he visto mucho mundo y por eso puedo decir alto y claro, y sin temor a equivocarme, que tenemos un país increíble y que como España en ningún sitio.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Enrique Zubiaga

Soy un aviador vasco que he visto mucho mundo y por eso puedo decir alto y claro, y sin temor a equivocarme, que tenemos un país increíble y que como España en ningún sitio.

Lo más leído