Ahora me dedico al arte, sin ningún éxito

Resulta que llevo unos años tallando madera. No tengo ninguna formación artística, ni tampoco como tallador. Soy autodidacta -y, por qué no decirlo, vistos los resultados bastante malo- pero recientemente tanteé la posibilidad de presentar algunas piezas de mi obra a una exposición local de arte. Quería probar a ver si sonaba la flauta y ver qué acogida podría tener, llegado el caso, entre los grandes museos del mundo, los grandes coleccionistas y las grandes salas de subastas como Sotheby´s, Christie´s y tal. El caso es que mi obra fue rechazada de plano, sin contemplaciones, y mi sueño de convertirme en un Miguel Ángel de la madera se derrumbó en un segundo.

Me pasé dos meses metido en una cueva con la autoestima por los suelos, durmiendo en el suelo, sin lavarme, peinarme ni afeitarme, casi sin comer ni beber y llorando a moco tendido. Un día mi hija María acudió a mi rescate y me informó que me había abierto una cuenta en Instagram para que el mundo entero pudiera acceder a mi trabajo.

Salí de la cueva, y sin tener ni idea a día de hoy de los entresijos de Instagram -ni de nada, para ser sincero, relacionado remotamente con el mundo de la informática- sí que fui capaz de colgar algunas fotos de mis artefactos y otras que me gustaban y había capturado, o que había hecho yo. Poco a poco fui saliendo del pozo y recuperando mi autoestima, y también unos ocho kilos en la báscula, todo hay que decirlo.

Así que si sienten curiosidad les recomiendo que cuando entren en mi Instagram pinchen en cada una de las fotos, porque lo que más me gusta es hacer la descripción detallada de todas y cada una de las mismas, a ver si explicando cada foto se entiende mejor mi obra. Porque el problema va a ser ese, que la gente no entiende mi obra.

Por cierto, la última foto que he colgado, que es esta que ven aquí abajo, ha provocado la deserción de varios de mis fans. Ya empezamos.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Enrique Zubiaga

Soy un aviador vasco que he visto mucho mundo y por eso puedo decir alto y claro, y sin temor a equivocarme, que tenemos un país increíble y que como España en ningún sitio.

Enrique Zubiaga

Soy un aviador vasco que he visto mucho mundo y por eso puedo decir alto y claro, y sin temor a equivocarme, que tenemos un país increíble y que como España en ningún sitio.

Lo más leído