Hermosillo

Efrén Mayorga

El Fiasco del Siglo

El Fiasco del Siglo. El martes 5 de mayo en la sección opinión del periódico Reforma se publicó un artículo que ha sobrecogido el ver los datos ahí presentes; por ser de interés general y por tratarse del tema del coronavirus en México, creo que a usted también le puede ser de utilidad conocer contenido del texto escrito por Laurie Ann Ximénez-Fyvie

Sin más he aquí la publicación en mención:

El Fiasco del Siglo
COLABORADORA INVITADA
COLABORADOR INVITADO / Laurie Ann Ximénez-Fyvie
en REFORMA 05 May. 2020

La pandemia continúa su expansión con estelas de devastación. Desde el inicio, los esfuerzos de las autoridades mexicanas, encabezados por Hugo López-Gatell, fueron tardíos e insuficientes. La inacción y el discurso condescendiente revelan resignación ante un curso de acontecimientos que era predecible, no inevitable. Las acciones de López-Gatell han sido incluso perjudiciales a la contención. La lista es larga, pero destacan tres: 1) la descalificación de medidas preventivas simples y efectivas como el uso de cubrebocas, 2) la desinformación sugiriendo que los portadores asintomáticos no contagian y 3) la insistencia en que las pruebas diagnósticas masivas no son útiles.

Las acciones pasaron de la insuficiencia a la negligencia. Tras 14 días de los primeros casos, López-Gatell declaró que sería «demasiado complicado» seguir rastreándolos. Pasamos de la ilusión del control a la vigilancia centinela, modelo que arroja sólo cifras y estimaciones generales. Las autoridades convertidas en espectador. Reportan datos descriptivos que no llevan a decisiones informadas. El 11-abril, López-Gatell declaró: «no necesitamos cambiar la estrategia […] la definimos en enero y es para toda la epidemia».

¿Tiene esa estrategia la intención de contener los contagios? La respuesta está en las declaraciones de López-Gatell. 16-marzo, en aquel ignominioso ejercicio de estulticia científica: «la fuerza del Presidente es moral, no es una fuerza de contagio» fue más preocupante lo dicho antes: «casi sería mejor que padeciera coronavirus porque […], como la mayoría de las personas, se va a recuperar espontáneamente y va a quedar inmune». 7-marzo: «La estrategia que seguimos es de mitigación no de contención. México […] no tiene aspiración alguna de que el virus se va a detener».

Permitir que una proporción crítica de la población adquiera inmunidad para conferir protección al resto se conoce como «inmunidad de rebaño». El fenómeno se refiere a la vacunación, no a permitir que la gente enferme intencionalmente. La Universidad Johns Hopkins señaló que para lograr inmunidad de rebaño efectiva contra COVID-19, más del 70% de la población debe ser inmune. Sin vacuna, eso llevaría más de 18 meses.

El 23-abril circuló una nota en la que López-Gatell estimaba que 125mil mexicanos requerirían hospitalización y hasta 8mil morirían. Resulta pavoroso que la persona al frente del control de la pandemia acepte la previsión de tantas muertes, pero además cabe señalar sus errores aritméticos. Según estudios en The Lancet, 80% de los casos son asintomáticos/leves, 15% hospitalizados y 5% críticos. De los últimos, muere más del 80%. López-Gatell estimó 125mil hospitalizados, eso significa 833mil infectados, 42mil críticos y 33mil muertos o más.

Cifras ocultas y verdades a medias son graves, pero el error magno es otro: para que en México (población: 127M) se diera inmunidad de rebaño efectiva sin vacuna, tendrían que infectarse 88.9M de personas o más. Habría por lo menos 13.3M hospitalizados y 4.4M críticos (8,231 al día durante 18 meses). Al menos 3.5M de personas morirían. El «Fiasco del Siglo» consiste en haber apostado a una estrategia que implicaría sacrificar a 3.5M de personas, pensando que sería el camino más fácil y menos costoso.

Vendrá la rendición de cuentas. La historia no es amable con científicos que en pro del «bien común» y faltando a la ética, han sacrificado vidas humanas. ¿Josef Mengele viene a la mente? En México acumulamos 24,905 casos y 2,271 muertes. El virus no desaparecerá espontáneamente. No existe vacuna ni tratamiento. Se deben implementar medidas enérgicas de contención, mediante pruebas diagnósticas masivas y rastreo de casos. El precio de la vacilación de las autoridades es el sufrimiento de miles de mexicanos. Tienen la obligación de rectificar, para detener y resarcir el daño.

La autora es Doctora en Ciencias Médicas con Especialización en Microbiología egresada de la Universidad de Harvard.
Jefa del Laboratorio de Genética Molecular.
Facultad de Odontología. UNAM.
@lximenezfyvie
https://www.reforma.com/el-fiasco-del-siglo-2020-05-05/op179479?pc=102

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído