Las balanzas del error

Y el error de las balanzas. En España la verdad no se soporta. Todas las estupideces que hemos asumido sobre nosotros mismos, de la Leyenda Negra a los nacionalismos pequeñoburgueses vasco y catalán, se desharían como lo que son, espantajos ideológicos, en cuanto fueran sometidos a los hechos, los datos. Pero a los hechos y los datos completos. La tragedia es que el periodismo de pantalla telefónica ha reducido la verdad a una caricatura. Si se dice que Cataluña paga 8.000 millones más de lo que recibe, mientras Andalucía recibe siete mil y pico más de los que paga, entonces parece, en efecto, que los nacionalistas catalanes llevan razón cuando, xenófobos y miserables (¡un payo de Izquierda Unida en Tarragona!), proponían apadrinar a un niño extremeño pues eran ellos, los catalanes, quienes los mantenían.

Pero hay que seguir leyendo, porque lo verdaderamente importante es la financiación por habitante, y ni siquiera eso, pues no es comparable la extensión castellana o la dificultad de las islas, con la concentración de la población en Madrid o Barcelona. Pero sólo por población, que es ya un criterio que favorece a las regiones más urbanizadas y ricas, tanto Madrid como Cataluña están en la media. Y la Región de Murcia, sin embargo, como Andalucía y Canarias, el Sur pobre, más la Comunidad Valenciana y Baleares, se encuentran por debajo de esa media.

La indignación crece al comparar esos datos con los del País Vasco y Navarra, que son el verdadero error, las regiones más ricas y, a la vez, con mayor financiación por habitante: un 185 y un 160 sobre el índice 100, mientras la Región de Murcia se queda en un 95 sobre 100, Andalucía en un 96 o Valencia en un 88. Los españoles pobres hemos estado durante treinta y cinco años, como escribí hace tiempo, poniendo los muertos y la pasta. Nos doblan en financiación pagando muchos menos impuestos por habitante y año: hasta cerca de 600 menos en el caso navarro y casi cuatrocientos en el vasco. La engañifa federal de Le Beau Sánchez y la izquierda colaboracionista ¿es para acabar con esto o para darles todavía más?

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído