Censuren a Cervantes y una nota final de verdadero interés

Censuren “Lo que el viento de llevó”, a Shakespeare, a Homero, a Virgilio, a Cervantes y a Quevedo… con una “nota” al final de verdadero interés

 

Es cierto que los buenos son los malos.

Es cierto que Jesús era muy  negro.

Es cierto que Lenín fue mi consuegro

Es cierto que jamás un rey regalos.

 

Es cierto un presidente no reintegro.

Es cierto un afro nunca hizo esclavos.

Es cierto un indio no rapaba cráneos.

Es cierto indios no merendaban suegro.

 

Es cierto Buda fue mujer y hembrista

Es cierto que Mahoma… pacifista.

Es cierto que esta Europa nada vale.

 

Es cierto oveja mata y lobo bale.

Es cierto que República es de todos.

Y que los chinos republicanos y jerárquicos norcoreanos y cubanos no son unos fieros y crueles y dinásticos sobretodos.

 

Eliminen “Lo que el viento se llevó”.

Eliminen a Shakespeare, a Homero, a Virgilio, a Cervantes y a Quevedo.

Y lo que quede será políticamente correcto,

pero separen por favor lo que haya de aire limpio en este mundo

antes de declararlo todo pedo,

antes de declararlo todo inmundo

porque a lo mejor van a dejar sólo lo bledo

de una memez tal que empiece a darnos miedo,

con un pensamiento regido por lo supuesto nuevo recto

que sólo consiga dejarnos enteramente lelos, lelos, lelos.

 

Porque lo que oigo como sustituto

también me suena a puro dogma y a falso credo,

y además casi nada es cierto en absoluto.

 

NOTA RELEVANTE: ¡Ah, ítem más: es cierto que “derecho”

es el participio pasivo irregular del verbo “dirigir”

que en su forma regular se dice “dirigido”!

 

¿Que vuestro objetivo es aumentar los “dirigidos”

y darnos nuevos “dirigidos” a los dirigidos?

 

Pues sabed que lo importante en todo derecho o “dirigido”

¡es quién sea el director!,

¡lo que quiera el director!,

lo que estime el director,

lo que juzgue el director,

lo que decrete el director,

¡lo que real decrete o republicano decrete el director!

 

Yo -ya os lo he explicado en tres libros-,

lo que quiero es un PODER PERMAMENTE DE LOS CIUDADANOS

frente a los tres poderes del Estado.

No que me aumentéis los “dirigidos”,

sino que la ciudadanía sea el director.

 

Eso mismo que leéis escrito…

Y que ya os he explicitado en tres libros.

Eso es lo que -sobre vosotros- sería lo revolucionario.

 

¡Uy, cuánto sería mejor que los dirigidos no tuvieran más teóricos “dirigidos” sino el Poder Ciudadano Director/Supervisor!

 

¡Eso sí que sería que el pasivo pueblo dirigido

entrase en vigor,

y que no fuese siempre el simple pagador

sino que precisamente por ello, empezara a poneros sueldo –él a vosotros- por ser vosotros –de él- en los tres poderes del Estado… su servidor!

 

Juan Pablo Mañueco.

 

http://aache.com/tienda/es/47-obras-de-manueco

 

 

 

 

 

 

 

 

ENCUENTRA LOS PRODUCTOS QUE TE INTERESAN

¡¡¡ BÚSQUEDA DE LAS MEJORES OFERTAS ONLINE !!!

Obtener los mejores resultados de tu búsqueda de productos

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Juan Pablo Mañueco

Nacido en Madrid en 1954. Licenciado en Filosofía y Letras, sección de Literatura Hispánica, por la Universidad Complutense de Madrid

Lo más leído