Kremer de Seda

Carlos Pecker Pérez de Lama

Morir para Contar

¿Sabes cuántos reporteros españoles han muerto informando desde Conflictos Bélicos? ¿Y sabes por qué? Vete a ver «Morir para contar», un film desgarrador, y encontrarás las respuestas.

Reconozco que no soy precisamente objetivo con el contenido y las imágenes de esta película, ya que he sido reportero de guerra y conozco a varios de los periodistas y camarógrafos que aparecen contando sus experiencias sobre un secuestro o la muerte de un compañero. Conviví por ejemplo con Àngels Barceló en la Guerra del Golfo en 1990 (la madre de todas las batallas) o con Ángel Sastre en Perú en 2014 y en México en 2016, en 2015 no pude porque estaba secuestrado por el Estado Islámico en Siria (sigue medicándose para el estrés postraumático, como él mismo cuenta). Por eso para mí ha sido como revivir el pasado, una sensación profundamente emocionante y cruel a la vez.

Este documental, plagado de totales de periodistas, camarógrafos y fotógrafos españoles que han estado en primera fila en los lugares más peligrosos de conflictos bélicos, muestra el interior del cerebro de estos profesionales que, según ellos mismos, se quedan `tocados´ para siempre. Pero es su vida, y no quieren cambiarla.

Me ha impactado ver de nuevo a los que ya no están, a Ricardo Ortega, Julio Anguita Parrado o Julio Fuentes, aunque la historia más hermosa ha sido conocer más a fondo la vida de Miguel Gil, un camarógrafo atípico que amaba a los demás seres humanos por encima de todas las cosas y quería mejorar el mundo, y eso le costó la vida en una emboscada de la guerrilla en Sierra Leona, después de recoger las identificaciones de un grupo de cadáveres de Cascos Azules para que sus familias supieran que habían muerto. Nunca abandonaba a nadie.

La dirección de Hernán Zin es sobria y comprometida, bien acompañada con imágenes de archivo muy impactantes, como la indigna muerte de José Couso que pudo haberse enganchado a la vida, pero todo lo que ocurrió fue espeluznante, como cuenta su compañero Jon Sistiaga, que estuvo a su lado en todo momento.

Me ha encantado, aunque debo reconocer que me hubiese gustado que citasen al menos a Miguel de la Quadra-Salcedo, un pionero de los reporteros de guerra, así como algún total de Alfonso Rojo, director de este periódico que fue el único reportero que se quedó en Bagdad para cubrir la Guerra del Golfo (junto al insolidario Peter Arnett de la CNN), de Arturo Pérez-Reverte, Juan Verdugo, Manolo Ovalle o José Luis Márquez, a quien tan solo se le escucha en la distancia. Bueno, supongo que hay que recortar por algún lado. Así es nuestra inapelable profesión.

4 ★★★★

Recibe nuestras noticias en tu correo

Carlos Pecker

Realizador, Periodista, Camarógrafo, Técnico de sonido, Iluminador, Editor, Profesor universitario y Escritor.

Lo más leído