Un alto obligado en 'La Casa del Reloj'

Camino de Santiago: Molinaseca

Etapa 23.- De Rabanal del Camino a Molinaseca ( 26 Km. )

Camino de Santiago: Molinaseca
Mapa simplificado para llegar a la Casa del Reloj en el Camino de Santiago. ML
Molinaseca es una villa de trazado medieval situada en la comarca leonesa de El Bierzo, a 7 Km de Ponferrada, y uno de los enclaves más importantes del Camino de Santiago.

El pueblo fue declarado en 1975 Conjunto Histórico – Artístico, y suele ser parada para los peregrinos que han hecho noche en Rabanal del Camino.

 

Se sale de Rabanal, se hace un alto en la Cruz de Ferro, clavada sobre un montículo de piedras a 1.500 metros de altitud y se enfila ya cuesta abajo, a la búsqueda del agua, los árboles, la sombra y la placidez del Bierzo.

Tras pasar Manjarín, El Acebo y Riego de Ambrós, se da uno de bruces con Molinaseca, a orillas del río Meruelo.

El pueblo, que tiene dos soberbias iglesias y una refrescante piscina fluvial, cuenta con una buena red de tabernas, restaurantes de diverso precio, farmacia y bastantes casas rurales.

Una de las más logradas y la que recomendamos se llama ‘La Casa del Reloj’.

Hay que cruzar el puente románico, avanzar dos centenares de metros por la calle Real -que es por donde discurre el Camino de Santiago- y a la mitad, a la izquierda, ocupando toda la manzana y encuadrada por la calle dedicada al periodista Alfonso Rojo cuya familia es propietaria de ese enorme y antiguo edificio, por la Calle Real, la avenida de Manuel Fraga y una callecita sin nombre, está la Casa de las Torres.

Es al final de esa callecita, a la izquierda, unida a la mansión principal por un pasadizo elevado, que todavía permite cruzar a lo que fue la cuadra y donde estaba la zona de sirvientes de la Casa de las Torres, queda ‘La Casa del Reloj’.

Si se llega a Molinaseca en coche, por la estrecha carretera que en su día fue nacional y ahora serpentea por las montañas entre Astorga y Ponferrada, ‘La Casa del Reloj’ queda justo en el mojón del kilómetro 50.

Tiene enfrente un gran jardín arbolado, parte del cual sirve para aparcar sus vehículos a los que se alojan en la casa rural, que se distingue perfectamente por el reloj colgado en la fachada.

Además de la sala empedrada, con dos chimeneas centrales y una pequeña cocina donde puedes preparar lo que quieras, tiene 10 habitaciones (todas con cuarto de baño), con opción a dos camas o lecho matrimonial. Para casos excepcionales, hay disponibles algunas camas supletorias.

Un rincón idílico donde no suena el teléfono, no molesta la televisión pero hay wifi gratis y en cuya chimenea anidan las cigüeñas.

EL PUEBLO Y LOS LUGAREÑOS

Lo primero que encuentran los peregrinos al llegar a Molinaseca es el Santuario de Nuestra Señora de las Angustias. Es un templo bastante grande, de carácter barroco, con una altísima torre campanario que se alza sobre la portada principal.
A ambos lados presenta sendos pórticos con arcadas. Se dice que tradicionalmente los peregrinos se llevaban de recuerdo fragmentos de astillas de la puerta de madera de acceso al Santuario, y que por eso tuvo que ser sustituida por una metálica.
Santuario de Ntra Sra de las Angustias.

 

El Santuario actual es de 1705, pues tuvo que ser reconstruido tras un incendio, pero ya existía en el siglo XI. Tanto en el interior como en el exterior se encuentra la imagen de La Piedad. Suele estar cerrado al público, pero hay una persona encargada en el pueblo de abrirla si se quiere visitar, hay que preguntar en la oficina de turismo, que se encuentra en el Ayuntamiento.
La Virgen de las Angustias es la patrona de Molinaseca, cuyas fiestas patronales se celebran el 15 y 16 de Agosto, con la llamada “batalla del agua”.
Una vez recibida la bienvenida del Santuario de las Angustias, los peregrinos de la Ruta Jacobea acceden al corazón de la localidad atravesando el llamado puente romano, construido sobre el río Meruelo.
El puente data del siglo XII, está construido en sillería y canto rodado, y consta de 7 ojos de diferentes tamaños.
Puente romano de Molinaseca

Frente al puente hay una playa fluvial que tiene mucho ambiente en verano, con múltiples terrazas para tomar algo, y es muy frecuentada por los ponferradinos.

Playa fluvial de Molinaseca, a orillas del río Meruelo

 

Como prolongación del puente da comienzo la calle Real (la principal) que finaliza en un crucero, y es donde se encuentran la mayoría de los bares y restaurantes de Molinaseca.
La Casa del Reloj.

 

La Iglesia de San Nicolás de Bari es la iglesia utilizada para el culto y las celebraciones religiosas, encontrándose en su parte posterior el Cementerio de Molinaseca. Se encuentra en un promontorio, justo por encima del puente romano, al que se accede, bien por medio de unas estrechas escaleras, bien dando toda la vuelta por la empinada calle que la rodea. Iglesia de San Nicolás de Bari
Es un templo neoclásico, de planta basilical, en el que destaca su altísima torre campanario, decorada con un reloj centenario y la imagen del obispo San Nicolás de Bari en una hornacina. Tiene tres naves y fue construida en sillería en el siglo XVII. En el interior tiene varios retablos barrocos, destacando el Mayor, de estilo churrigueresco, así como una talla gótica de un Cristo crucificado y un sagrario renacentista en las naves laterales.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído