el viajero impenitente

Camino de Santiago: ¿Qué documento identifica al verdadero peregrino?

Camino de Santiago: ¿Qué documento identifica al verdadero peregrino?

Se conoce como ‘la compostela’ y es un documento personalizado que lleva cada peregrino durante todo el viaje jacobeo para acreditar que ha recorrido a pie, en bicicleta o a caballo el Camino de Santiago.

La credencial se solicita al comenzar la ruta en las oficinas de las Asociaciones de los Amigos del Camino de Santiago que están en el inicio de los principales itinerarios y en las grandes ciudades.

El documento es una cartulina plegada de catorce páginas con muchos huecos destinados a estampar el sello de los albergues, parroquias o establecimientos por donde pasa el peregrino cada día.

En el reverso lleva un mapa general de varios itinerarios jacobeos y dedica un apartado a informar al peregrino con instrucciones y consideraciones necesarias para la ruta. La credencial es un documento oficial y es el único certificado válido admitido para solicitar la Compostela.

LA HISTORIA

En los primeros tiempos de las peregrinaciones, durante los s. IX y X, se institucionalizó el viaje jacobeo a la tumba del apóstol Santiago y el primer certificado que se entregaba a los peregrinos era una simple venera o concha de vieira, el gran símbolo de la aventura jacobea de todos los tiempos.

El objeto era muy fácil de falsificar y los prelados de la catedral crearon la Cartas Probatorias en el s. XIII, que fueron el origen de la actual Compostela, un documento personalizo escrito en latín que se otorga exclusivamente a la persona portadora de la credencial y demuestra con los sellos y las fechas haber recorrido al menos cien kilómetros a pie o a caballo y doscientos en bicicleta.

Un peregrino a pie, en el Camino de Santiago.

El texto de la Compostela traducido al castellano dice:

“El Cabildo de esta Santa Apostólica y Metropolitana Iglesia Catedral Compostelana custodio del sello del Altar de Santiago Apóstol, a todos los fieles y peregrinos que llegan desde cualquier parte del Orbe de la Tierra con actitud de devoción o por causa de voto o promesa peregrinen hasta la Tumba del Apóstol, Nuestro Patrón y Protector de las Españas, acredita ante todos los que observen este documento que: D. … … … ha visitado devotamente este sacratísimo Templo con sentido cristiano (pietatis causa). En fe de lo cual entrego el presente documento refrendado con el sello de esta misma Santa Iglesia”.

LOS SELLOS

Los sellos de la credencial son uno de los recuerdos más entrañables del Camino de Santiago.

Cada establecimiento, albergue o parroquia tiene un diseño particular y el afán de la mayoría de los peregrinos de todas las edades es conseguir el mayor número de estampas. Al final forman una bonita colección que se guarda toda la vida. Para obtener la Compostela no cuenta el número de cuños o sellos.

Los funcionarios de la Oficina del Peregrino, situada en la Rúa do Vilar que es la calle que sale de la plaza de la Puerta de las Platerías de la catedral de Santiago, miran las fechas y comprueban que la peregrinación ha cubierto al menos cien kilómetros a pie o a caballo, más o menos desde Sarria a Santiago, y doscientos kilómetros en bicicleta, que suelen contar desde Astorga.

Te puede interesar

Autor

Paul Monzón

Redactor de viajes de Periodista Digital desde sus orígenes. Actual editor del suplemento Travellers.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Expertos
Paul Monzón

Periodista. Viajero especializado en Turismo. Como tal ha participado en las más importantes ferias de turismo del mundo y asistido, como enviado especial, a Cumbres Mundiales.

Nacido en Lima. Perú. Reside en España desde hace dos décadas. Redactor de viajes de Periodista Digital desde sus orígenes. Actual editor del suplemento Travellers.

Lo más leído