Afganistán. España activa una nueva base para luchar contra la insurgencia

El contingente español desplegado en Afganistán está preparando la ocupación de un nuevo puesto avanzado dentro de la llamada «ruta Lithium» desde el que combatir a la insurgencia afgana.

Ludina será el lugar donde se asiente este destacamento similar a los dos ya operativos desde hace meses en Sang Atesh y Muqur, este último compartido con militares estadounidenses y afganos.

Según confirmaron a Servimedia fuentes militares consultadas, el nuevo puesto está situado a escasos kilómetros al norte de la localidad de Bala Murghab. Este es el enclave en el que termina la llamada �ruta Lithium�, en la que murió el último militar del Ejército fallecido por un ataque insurgente, John Felipe Romero Meneses, hasta el atentado del pasado 25 de agosto, dentro de la antigua base, en el que murieron dos guardias civiles y un intérprete español de origen iraní.

Este puesto en Ludina, del que todavía no hay nombre, se sumaría a los de Sang Atesh �abierto el pasado mes de abril-y al de Muqur. La base «Ricketts», en Muqur, se encuentra a unos 25 kilómetros de la capital Qala-i-Nao, pero para recorrer esta distancia se necesitan al menos un par de horas, por las pésimas condiciones del camino. Entre los puestos avanzados de Sang Atesh, la base �Bernardo de Gálvez�, y la «Ricketts» distan unos 40 kilómetros.

Se trata de lugares desérticos donde conviven unas 120 personas �una compañía- en varios búnkeres y en unas condiciones mínimas. Fuentes militares en Afganistán consultadas por Servimedia reconocieron que los incidentes en estos puestos son a diario. Los ataques se producen tanto con piedras como con armas de fuego. A lo que hay que sumar el combate con la insurgencia, que responde a la presencia de las tropas enviando a la población pasquines amenazantes contra los que colaboren con las tropas aliadas.

Los militares españoles están destinados a estos destacamentos por periodos de entre 15 y 20 días, si bien todo queda sujeto a la actividad que representen los enemigos.

Con este avance por la «ruta Lithium» se pretende asegurar el valle de Bala Murghab, donde se concentran los talibán, y así garantizar el cierre de la Ring Road, la carretera conocida como la M-30 afgana, y que pendiente por esta zona de Badghis.

Con este puesto se quiere asegurar los avances de la presencia militar española hacia el norte de la provincia bajo responsabilidad española con el objetivo de frenar la insurgencia y garantizar el terreno para la reconstrucción.

La apertura de este puesto avanzado (FOB por sus siglas en inglés de Forward Operating Bases) se está realizando por parte de miembros de la compañía de militares desplegados en Sang Ates. Estos efectivos ya han comenzado a preparar el terreno para asentar este nuevo puesto.

Se trata de las acciones fuera de Qala-i-Nao que se mantuvieron pese a la decisión de suspender las patrullas a pie de los militares por la capital tras el atentado contra los dos agentes de la Guardia Civil y el intérprete dentro de la antigua base española «General Urrutia».

España tiene en Afganistán un total de más de 1.500 efectivos, de los que 1.100 se encuentran en Qala-i-Nao, el resto, en Herat y Kabul. En la capital de la provincia de Badghis, el equipo de formación de policías afganos -en el que estaban los agentes asesinados- está formado por 18 guardias civiles y 9 soldados del Ejército de Tierra.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído