Pacos

Paco Sande

Arde Galicia.

¿Por qué tiene que arder Galicia todos los años? ¿Quién le planta fuego? ¿Quién se beneficia?.
Todas estas preguntas no tienen respuesta, nadie lo sabe, no hay cuchicheos al respeto, como en otra ocasiones y por otros crímenes, donde siempre se oye, fue por esto, fue por aquello, fue por lo otro, sobre el fuego nada, -Y yo vivo en el corazón de Galicia, en Noya, al final de la ría que empieza en Muros y a la que ambos pueblos dan nombre- Galicia arde todos los veranos, luego vienen las lluvias, y cual ave fénix a la siguiente primavera resurge de sus cenizas otra vez verde y esplendorosa, luego llega el verano y otra vez vuelta a empezar.
¿Pero por que arde? A ver…, esto empezó si mal no recuerdo, a partir de mediados de los 60, -antes solo había el ocasional incendio muy de tarde en tarde- es por esa época, que coincide con un mejoramiento sustancial en la vida del españolito medio y, este al empezar a vivir mejor, empieza también con excursiones al campo, -pinnics- y junto con esta actividad empiezan a multiplicarse los incendios, y entonces aparecen las madereras que se dan cuenta que al comprar la madera quemada, la pueden pagar hasta un 90% mas barata, y así los bosques de pinos junto con las robledales, castaños y otros árboles autóctonos de Galicia, empiezan a desaparecer y a ser reemplazados por plantaciones de eucaliptos, un árbol de crece rápido y aunque de menos valor, con unos beneficios a mas corto plazo, esto hace que los incendios se disparen a unas cuotas altísimas, y con ellos surge la gente que empieza a trabajar apagando incendios y el dinero empieza a fluir.
Hoy hay toda una industria montada alrededor de los incendios, comités para prevenirlos, juntas para estudiar el fenómeno, aviones, helicópteros, bomberos, cuadrillas, tanta y tanta gente que viven por y para el incendio, que ya uno no sabe a donde apuntar.
Pero eso si, la mayoría de los incendios son intencionados y para sacar algún beneficio. ¿Y es que por qué no?… Se cogen a poquísimos pirómanos, -supongo que no interesa mucho cogerlos- y a los que se cogen, las penas que se les imponen son de risa, una multa mas bien pequeña y listo, ni juicio ni cárcel ni nada. Y esto solo se parara cuando el estado, de verdad quiera pararlo, se investigue en serio y se trate como un asunto criminal, igual que al tráfico de drogas, mientras no se haga así Galicia seguirá ardiendo.

GRAN SELECCIÓN DE OFERTAS MULTI-TIENDA

AURICULARES

ACTUALIZACIÓN CONTINUA

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído