Pacos

Paco Sande

Fueron multitud.

Masiva respuesta. Una inmensa multitud han marchado por Madrid en la manifestación convocada por el Foro Ermua bajo el lema «Por la libertad. Derrotemos juntos a ETA. No a la negociación», y apoyada por el Partido Popular. La Comunidad de Madrid ha cifrado en 1,5 millones el número de asistentes a la manifestación convocada en Madrid. Por su parte, la Delegación del Gobierno en Madrid cifró en 181.201 el número de asistentes.
Yo se que contar a una multitud en la calle no es cosa fácil, pero coño, mas o menos y a ojo de buen cubero se puede hacer una estimación, que puede variar de un contador a otro digamos, ya tirando por arriba, en 150 mil personas… y eso ya es una barbaridad, pero ir de un millón y pico a algo menos de 200 mil es que es una chorrada, aquí hay alguien que se quiere equivocar aposta y ese alguien lo sabe, y me da en la nariz que es el gobierno. -Por cierto, ¿Dónde estaban los titiriteros de no a la guerra y mis paisanos de “nunca mais”, por que estos si que no estaban: Sr. Barden, Sr., Rivas, Sr. de Toro, ¿Que pasa, no le caen bien estas victimas?-.
Pero bien, digamos que ni una cifra ni otra, vayamos por el medio, digamos 700.000 y eso ya es una cantidad respetable, incluso sabiendo que muchos de los que nos gustaría haber estado no pudimos ir por razones varias, de cualquier forma allí se formo una manifestación multitudinaria, como no se veía igual desde hace mucho tiempo, quizás desde el asesinato de Miguel Ángel Blanco.
Allí había se vio un mar de banderas rojo y gualda, pero también junto a estas, había banderas de todas las autonomías de España, y la gente que las portaba, la gente que estaba en la manifestación, al contrario de lo que nos quiere hacer creer el gobierno no eran militantes de ningún partido de extrema derecha, ni de ideas de extrema derecha, ni siquiera de derechas a secas, no, simplemente eran españoles, algunos votantes del PSOE.
Gente que no estaba allí en contra del gobierno, pero gente que si quiso mandar un mensaje: -Primero al Sr. Zapatero y a su gobierno, que no queremos que negocie con ETA, que no queremos la paz que él quiere comprar si el precio va a ser la desmembración de España, no queremos esa paz, ¿es que no lo entiende?, las victimas no murieron en vano, su sacrificio tiene que servir para algo, ellos murieron por no aceptar la dictadura de ETA y me atrevo a decir que todos los que estaban allí y muchos, muchísimos, que no pudimos ir, estamos dispuestos al mismo sacrificio antes de rendirnos ante ETA o cualquier nacionalismo radical y excluyente, eso tiene que entenderlo vd Sr. Zapatero, no negocie con ETA, en nuestro nombre no.
-Segundo a los terroristas de ETA: decirles que hagan lo que hagan no nos rendiremos, al contrario de lo que dice Alfonso Ussia, el pueblo español no es cobarde, y esto tienen que entenderlo ustedes señores terroristas, nunca conseguirán humillar a España, nunca conseguirán ponerla de rodillas.
-Y tercero para todos los nacionalistas. Sean vascos, catalanes o gallegos, -estos nos quieren poner ahora a todos los gallegos el mandilon de “Nunca Mais” para partirse el culo vamos -, decirles que:
Cataluña, Las Vascongadas o Galicia no son, no eran, pueblos desvalidos, que necesiten un salvador. A mi entender no son más acreedores de ninguna deuda histórica que León o Extremadura, por poner un ejemplo. Hace ya años que esta vivo, especialmente en Cataluña, aquel complejo de discordias irritantes llamado el problema catalán. Ahora también, el vasco y el gallego. Durante la Segunda Republica ya se planto en el Parlamento la cuestión del Estatuto. Se resolvió en el terreno político y parlamentario, con entusiasmo, no pensando especialmente en el programa de estas autonomías, sino en la concordia de toda España. Pensando sobre todo que el “problema catalán y vasco”, -el estatuto de Galicia nunca llego a aprobarse-, no era una cuestión de Cataluña o Las Vascongadas, sino de toda la nación, cuyo arreglo se buscaba en una estructura nueva del Estado, de la que había puesto las bases la Constitución, discutida y aprobada en esa parte bajo la presidencia y dirección de Alcalá Zamora. Y es qué ayer como hoy, por lo visto es más fácil, hacer una ley, aunque sea el Estatuto, capaz de satisfacer las aspiraciones de esas comunidades, que arrancar la raíz psicológica del recelo, de la desconfianza, de las emulaciones viciosas y, sobre todo, la raíz de ese sentimiento deprimente de pueblos incomprendidos y vejados, que ostentan algunas de nuestras gentes. Y es que esto hace, que veces, uno se avergüence de nacer donde ha nacido.

GRAN SELECCIÓN DE OFERTAS MULTI-TIENDA

SILLAS DE OFICINA

ACTUALIZACIÓN CONTINUA

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído