Pacos

Paco Sande

¡Quien fuera francés!

Ayer se celebro la primera vuelta de las elecciones a la presidencia de Francia.
Nicolás Sarkozy, el candidato conservador por el partido UMP y ex ministro del Interior, ha ganado la primera vuelta (31.11%. La socialdemócrata Ségolène Royal se ha hecho con el segundo (25.84%, y el ‘tercer hombre’, François Bayrou, (18.55%) ha batido a Le Pen, (10.51%).
Al no conseguir ninguno de los candidatos mayoría absoluta, ahora se disputara la segunda vuelta, esta vez solo competirán los dos partidos mas votados y al final gobernara el ganador. Gobernara el que quieran los franceses que gobierne, porque así es como sucede en Francia. Por el contrario, si hubiesen sido aquí en España, entonces Francois Bayrou se hubiese llamado: Carod Rovira, Arturo Mass, Juan José Ibarretze o alguno así y le iría a ofrecer sus votos y su apoyo a uno de los dos candidatos mayoritarios, a cambio de que éste se dejase mangonear, -igual que sucede aquí con el partido gobernante de turno y sin mayoría absoluta, mangoneado siempre por los nacionalismos catalán y vasco, el gallego no, porque estos en las nacionales no ganan ni para pipas, bastante daño hacen ya en el gobierno de la Junta done Quintana mangonea a Touriño hasta lo indescriptible- y ya no gobernaría el candidato que quisiéramos los españoles, sino el que ofreciese mas prebendas y se dejase manipular mas y mejor y que además fuese mas en acorde con sus ideas. En este caso la preferencia la tendría la Ségolêne que posiblemente seria la que se llevase el gato al agua. Y de esta forma el daño natural que suele causar la socialdemocracia en todos los países en que gobierna, se multiplicaría por mil al unirse a los nacionalistas y acabarían convirtiendo a Francia en la jaula de grillos en que se ha convertido España, donde cada tarado franchute, que de estos hay en todas partes, reclamaría su pedacito de parcela para fabricarse su paisito particular.
Pero esto sucedería si las elecciones se estuviesen celebrando en España, donde la ley electoral parece haber sido hecha por un tonto y un borracho después de pillarse una buena cogorza de brandy de garrafón. Pero las elecciones se están celebrando en Francia y Francia es un país como Dios manda, -por algo son la tercera o cuarta potencia mundial- con una ley electoral como Dios manda, y es que algunas veces uno siente una envidia loca hacia los franceses, por no haber nacido en Francia.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído