Pacos

Paco Sande

Feijóo, ahora simpático. ¿…?

Aquí en Galicia donde todas las razones que explican la razón de la libertad y la democracia y que es algo tan sencillo, en este caso, como que cada cual, pueda escoger la lengua o idioma en que quiere educar a sus hijos, esto es: a los hijos de UNO; se encuentran siempre con la sinrazón y sin argumentos del fanatismo dogmático, representado aquí por los nacionalistas-galeguistas, que con el dogma de que en Galicia se tiene que hablar en gallego, -no quieren darse cuenta de que hasta la fecha Galicia también es España-, se cierran en banda ante cualquier razonamiento lógico, pidiendo igualdad de derechos tanto para ellos como para nosotros, los que no nos oponemos a que ellos eduquen a sus hijos, y hablen, en el idioma que quieran sin negarnos a nosotros el mismo derecho, cosa que ellos hacen sistemáticamente, y siguen creyendo que están en su derecho y además que ellos son los justos y nosotros, tan gallegos como ellos, los españolistas injustos y, amantes del dictador, y de ahí no lo quita nadie.
Menos mal que aquí tenemos ese gran partido defensor de la nación española y todos los valores que esto representa, de los derechos más básicos de las personas -como por ejemplo que cualquier padre pueda escoger la forma de educar a sus hijos- que es el PP.
El pepe. Que aquí se llama el pepe de Ga. Ga, ga, ga.
Que para demostrar lo bien que defiende los derechos de los gallegos ante el abuso nacionalista el PP de Galicia riza el rizo y elabora una nota de prensa para informar de una rueda de prensa de su secretario general en la que critica al presidente Pérez Touriño por «romper el consenso lingüístico» y sólo se informa a los medios en gallego. Pensando que podía tratarse de un error, se pregunto a la sede del Pepe de Ga, donde confirmaron que no existía una versión en castellano.
Pero si alguien todavía tiene dudas sobre lo bien que nos defienden, puede consultar su pagina web. Pero que lleve en cuenta, eso si, que tendrá que entender gallego, porque el portal de internet del PP de Galicia, partido que presume de defender el bilingüismo en la región, sólo está disponible en gallego. La opción para ver los contenidos en castellano, que sí existía en diseños anteriores, ha desparecido.

La estrategia del partido la explicaba hace días el líder del PP gallego, Alberto Núñez Feijóo, que pasa por ser, de ahora en adelante, un partido «simpático» en aquellas regiones donde hay partidos nacionalistas excluyentes.
¡Hay que fastidiarse! Sr. Feijóo, no nos toque la moral. ¿Pero usted cree que los gallegos votamos al PP por la gracia que tenia Fraga contando chistes? ¿Y usted? ¿Cómo piensa llevar adelante su campaña electoral? Diciéndonos algo así como… Noll…votalme todos, cobardes, pecador de la praderaa… Señor Feijoo, si quisiéramos votar a alguien simpático, votaríamos a Chiquito de la Calsaa.
Nosotros los gallegos no votamos al PP por simpáticos, ni siquiera por que nos hiciesen un poquito de gracia. Lo votamos por que lo veíamos como el ultimo valuarte que quedaba en Galicia para defendernos del nacionalismo, ni siquiera creíamos que eran buenos haciéndolo, pero mientras hicieran algo, nos agarramos a el como a un clavo ardiendo. Pero si ahora ha decidido ser simpático con los nacionalistas, pues adelante, empieze a contarle chistes, ¿a ver si lo votan en las próximas elecciones?
Y esto es el PP, en el PSOE, puuff….el PSOE, -bueno PSOE era antes, pero desde que el Sr. Paco Vázquez, el único político de Galicia que, de verdad, se enfrento al nacionalismo, se fue, se llama el PSG, (Pe Ese de Ga) estos con el Sr. Touiriño a la cabeza, que, se supone, son el partido del Gobierno de Galicia, han sido eclipsados de tal forma por el Be Ene Ga (BNG) que al Sr. Touriño solo lo vemos cuando, por casualidad, sale en alguna foto inaugurando alguna carretera que al Sr. Quintana no le dio tiempo. Por lo demás quien hace, deshace y corta el bacalao, es el Sr. Quintana, que con solo 13 diputados se ha hecho el dueño del chiringuito y el Sr Touriño a callar y a tragar bilis, no sea que se le enfade el nacionalista, se rejunte con el “simpático” Feijoo y lo mande a hacer gárgaras, y eso si que no, que el ser presidente, es ser presidente y mola cantidad aunque no se mande nada.
Y es que en Galicia, con el nacionalismo lo tenemos crudo, pues mientras los políticos rastreros representantes de los dos partidos que, se supone, debían defender la Nación Española y hacer acatar la Constitución, se dan puñaladas mutuamente con tal de llegar a ser presidente en lugar del presidente, los nacionalistas, que llegaron de la mano del PSOE, a la Xunta de Galicia ya no se conforman con la imposición absoluta del gallego en el ámbito público, sino que pretenden, a imagen y semejanza del modelo catalán, invadir también el terreno privado y eliminar cualquier resquicio de libertad lingüística. El primer objetivo, la imposición del gallego en todos los niveles de la enseñanza, ya está en marcha.

El grado de paranoia de los actuales gobernantes llega al extremo de elaborar leyes que pretenden regular el uso del gallego en las lápidas de los cementerios, las verbenas, las misas y las fiestas populares. El BNG ya prepara una normativa para multar a quienes rotulen en castellano.
Ayer se celebro en varias comarcas de Galicia el “Correlingua” una carrera promovida por la coordinadora por la normalización lingüística, donde los niños de varios colegios corrían para apoyar el uso del gallego en todos los ámbitos de muestra sociedad.
Yo estuve mirando a los que corrieron en La Coruña, junto a la torre de Hércules. Había algunos un poco confundidos que preguntaban que premio le iban a dar al ganador. Me di cuenta que muchos de ellos, allí la mayoría, hablaban castellano y al preguntarles como era eso, decían que hablaban castellano porque a ellos se les daba mejor, pero que apoyaban el uso del gallego para que no desapareciese.
Los niños no tienen culpa, ellos son inocentes y dicen lo que les inculcan y, además, por un día libre lejos de la escuela, corren por lo que le pongan por delante y apoyan lo que sea. Pero sus profesores harían mejor en explicarles que si ellos quieren que el idioma gallego viva, ellos son los que tienen que hablarlo, pero nunca, nunca, obligar a los demás a hacerlo. De esa forma la lengua gallega vivirá. De la otra, imponiéndolo, acabara por morir de asco.
Me preguntaba un amigo, andaluz él, ¿si aquí en Galicia objetábamos a la asignatura de educación para la ciudadanía? Le conteste: mira dichoso tú que tienes el derecho de objetar a eso. Aquí en Galicia nos han quitado hasta el derecho de educar a nuestros hijos en español.

GRAN SELECCIÓN DE OFERTAS MULTI-TIENDA

GELES DESINFECTANTES

ACTUALIZACIÓN CONTINUA

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído