Pacos

Paco Sande

¿A ver cuando comprendemos todo esto sin pensar que nos han engañado?

Hoy me he encontrado con un amigo que había ido a ver la película “Titanic” y venia desolado.
¡Es la misma!, me dice, creí que era una secuela de la primera y es la misma, con el barco que se hunde al final y el protagonista quedándose tieso de frio, o sea la misma, pero esta vez te la hacen ver con gafas.
¡Pero hombre! ¿es que no sabes cómo acabó el Titanic, en aquel momento uno de los barcos más lujosos del mundo, que se hundió en su viaje inaugural al chocar con un iceberg?
¡No fastidies! me dice asombrado, ¿no me digas que realmente ocurrió?
Y es que es así: hay un montón de gente que se asombra al descubrir que el Titanic fue un verdadero barco que chocó contra un verdadero iceberg, y no una película romántica en la que Leonardo Dicaprio, después de beneficiarse a Kate Winslet, se hundía en el mar hecho un polo.
Gente que se cree todavía que la Segunda Guerra mundial es una película de Spilberg interpretada por Tom Hanks, que el Oeste Americano fue conquistado por John Wayne y Clint Eastwood o que Bruce Willis habla un español que te cagas.
Gente que se cree que Rajoy es un malvado por hacernos ahorrar y recortarnos un montón de beneficios de nuestro «tan merecido Estado del Bienestar” y que además nos mintió como un bellaco cuando, antes de las elecciones, nos prometió que él arreglaría la “desfeita” que dejaban atrás los socialistas y ahora, tras tres largos meses de gobierno, no ha arreglado nada y la cosa sigue como estaba sino peor.
Gente que te dice que, de seguir así las cosas, Rajoy va a dejar hasta a los pensionistas sin pensiones.
Gente que se asombra cuando les explicas que la verdad es que no hay un duro, que España está arruinada y que, o nos apretamos los machos y los cinturones y ahorramos para salvar la economía española y poner el país otra vez en la senda correcta, o que, de lo contrario, estamos más perdidos que el Titanic de antes y que entonces sí que nos podemos despedir de todas las pensiones, actuales o venideras, puesto no habrá un chavo con que pagarlas.
Precisamente acabamos de saber los resultados del índice actual del paro y asciende ya a 2.6 millones; y aquí en Galicia, esa misma Galicia que algunos botarates nacionalistas-galeguistas pretenden que sea un “país independiente”, el número de pensionistas y gente cobrando el paro, es ya más alto que el número de personas que, todavía, trabajamos.
Y, además, a ver cuando comprendemos que el hecho de que Rajoy este haciendo todos aquellos recortes que dijo que no haría, es algo consustancial en todo gobierno, algo que viene con el cargo.
Ni siquiera Cameron, el primer ministro inglés, explico claramente lo que iba a hacer si ganaba.
Porque, cuando para curar hay que cortar por lo sano, es mejor callarse la parte en la que tenemos que explicar que el remedio va a doler, porque el dolor no nos guasta a nadie.
Pero la verdad es que es así. Para curar a nuestra encomia, tenemos que librarla de su principal lacra, y esto es el exceso de personas que viven a cuenta del Estado.
¿A ver cuando comprendemos todo esto sin pensar que nos han engañado?
Y ¿A ver cuando comprendemos también, el autor de este blog ya lo ha hecho, que, por una serie de razones, las economías del sur de Europa jamás van a ser capaces de estar ni siquiera cerca del estándar de competitividad alemán?
Y, por lo tanto, mientras estén sujetas al actual sistema europeo, con una moneda común y un sistema bancario diferente, donde países como Grecia, Portugal, Irlanda, Italia e incluso España, pagan tres, cuatro y hasta cinco veces más que Alemania, por su deuda, lo único que conseguirán es ver cómo sus respectivas economías se quedan exangües e incapaces de ver el final del túnel.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído