Pacos

Paco Sande

Todo el mundo está de acuerdo que debió hacer algo, pero muy pocos dicen qué???

Desde la patochada del pseudo referendo llevado a cabo por parte de los nacionalistas catalanes en pro de una ansiada pero ridícula independencia de Cataluña, hemos podido oír desde todos los ángulos, ya sea derecha izquierda o medio pensionista, que Rajoy debió haber evitado por todos los medios que se llevase a cabo.
Hemos oído criticar por activa y por pasiva el inmovilismo de Rajoy.
Todo el mundo está de acuerdo que debió hacer algo, pero muy pocos dicen qué???
Que vaya por delante que yo soy, también, de los que creen que Rajoy debió impedir la charada independentista, pero, qué dirían muchos de los que hoy tanto se rasgan la vestiduras si Rajoy hubiese mandado a Cataluña a las fuerzas armadas, los independentistas se lanzasen a la calle rompiendo y que quemando todo lo que encontraran a su paso y la cosa fuese escalando hasta el punto de armar la de dios es cristo y Cataluña, al día siguiente y todavía hoy, amaneciese como un campo de batalla con muertos y heridos incluidos?
¿Qué diríamos entonces?
¿Qué diría entonces el señor Pedro Sánchez, que desde que ganó las elecciones a la secretaría del PSOE, cada día se parece más a Zapatero y menos a Pedro Sánchez, qué hubiese dicho entonces este tío que tanto insta a Rajoy a dialogar?
¿Pero dialogar el qué, señor Sánchez?
¿Qué se puede dialogar en un pleito en que una de las partes ya lo tiene todo dicho?
A los independentistas se les puede tachar de indeseables, mamarrachos, exiguos de neuronas o racistas, lo que sea, pero no de que no sean claros en sus ambiciones.
Lo que ellos quieren lo pueden decir más alto pero no más claro: no van a aceptar nada que no pase por menos de la independencia de Cataluña.
Entonces señor Sánchez, ¿que más le quiere ofrecer usted?
¿Cambiar la Constitución?
¿Un estado federal?
Según usted, una forma de estado en el que encaje Cataluña.
Esa es otra. Desde que yo recuerde o mejor, desde que murió Franco, ha sido España la que ha tenido que encajarse a Cataluña, y no al revés porque, Cataluña, ya lo sabe todo el mundo, es una “singularidad”.
Como dice Aberasturi: no sé por qué Cataluña es mas “singularidad” que Galicia, Extremadura o Andalucía.
Yo tampoco.
¿Y usted señor Sánchez?
Seguro que tampoco, pero es igual, usted sigue con la suya: hay que hacer algo.
Y lo peor es que esto no lo hace solo Pedro Sánchez, no, se lo he oído decir a un montón de periodistas, políticos y gente enterada del asunto.
Todos igual: Hay que hacer algo para que Cataluña no se independice.
-lo malo es que ellos lo que quieren es la independencia, les dices-
Todo inútil, ellos con su mantra: hay que hacer algo.
Pero casi nadie dice el qué.
El único que oí echándole bemoles al asunto fue a Federico Jiménez Losantos, que, al otro día del pseudo referéndum decía: “Rajoy, entre ejercito, policía y Guardia Civil, cuenta con unos doscientos mil efectivos que debió personar en Cataluña y hacer lo que hiciera falta para impedir esa mamarrachada independentista”.
Asim, con un par y que salga el sol por Antequera.
A ver Federico, que lo tuyo también…, Los independentistas catalanes lo que desearían era, precisamente, eso, una confrontación directa por parte del Estado y, a poder ser, con alguna víctima, y ya tendrían su mártir y su onomástica.
Ya tendrían su 9-N, su otra diada. Las ofrendas florales, el enaltecimiento y fervor a la “patria maltratada y subyugada” por la malvada España, el deseo de libertad de un pueblo y bla, y bla,y bla, todas esa sarta gilipolleces que suelta esta gente, ya se sabe.
Rajoy les prohibió llevar a cabo su referéndum y tuvieron que hacer uno de cartón piedra, como los decorados de las películas, y nos dijeron que habían ido a votar más de dos millones de catalanes.
En realidad no sé ni para que se molestaron, pues lo mismo que dos millones pudieron haber dicho cinco o seis millones, total ellos se lo guisaron y ellos se lo comieron, como los referendos que hacia Chávez en Venezuela, o Franco, que también.
Y así, hablando poco y actuando menos, Rajoy ha conseguido que la cosa haya quedado medio desatibada y muy lejos de la repercusión que Mas y “Lloreras” esperaban y, de momento, la pelota está en su tejado.
Pero, como todo buen culebrón, “Pasión de Catalanes” no acaba aquí.

–en realidad, casi todos estos son hijos de padres que nacieron en otros lugares de España y que un día inmigraron a Cataluña en busca de una vida mejor, y hoy en el censo catalán se pueden encontrar muchos mas González, Rodríguez y García que Tarradellas, Martí o Ferrer-
Continuará…

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído