Pacos

Paco Sande

Qué tenía que hacer Rajoy???

Desde que el señor Aturo Mas no salió con aquella gansada del referéndum por la independencia de Cataluña, me he cansado de oír que, Rajoy tenía que hacer algo.

Y las críticas le caían de todas partes. Gente como Federico Jiménez Losantos, Pedro J. Ramírez, Casimiro García Badillo, etc., gente que hasta no hace mucho habían sido devotos de Mariano, ahora la daban la espalda y renegaban de él.
Marycomplegines, Estafermo, sonso, lo que fuese, todo valía para criticar a Rajoy y su inmovilismo.
Todos afirmando que tenía que hacer algo. Pero nadie decía, ni han dicho todavía, el qué?
Decir así, en frio y sin disimulos, ¿Qué tenía que hacer Mariano Rajoy en el asunto, catalán???
-Hay quien lo llama el problema catalán, pero a mí no me parece un problema, me parece un asunto, una estafa perpetrada por unos pillos de la más baja estofa. Una farsa, un fraude llevado a cabo por una gentuza de la peor calaña, que con el pretexto de “libertar” no sé qué nación de no sé qué tiranía, tratan de encubrir su corrupción y felonía enriqueciéndose en el proceso-.

La respuesta a la pregunta sería: suspender la Autonomía a Cataluña y sacar los tanques a las ramblas, pero esto, como dice don Albert Boadella, propiciaría el orgasmo colectivo más grande de la historia. Esto es lo que los nacionalistas desearían, precisamente, que pasara. Su gran anhelo, para luego hacerse las victimas ante el mundo en general y Europa en particular.
Esto les daría el pretexto que llevan buscando desde que se instauró el sistema autonómico en España, de proclamar a los cuatro vientos la maldad de España, y de como “tiene subyugada a una nación que solo quiere ser libre”.
-Lo hacen sin tener el menor motivo, imagínense, si se lo damos-
Y entonces, cuando Rajoy decide hacer algo que no sea tan drástico y a la vez sea capaz de dotar al Tribunal Constitucional de amparo en caso de que un presidente o mandatario, decida por su cuenta pasarse la sentencia de este ente por el arco de triunfo. Y pasa una ley que le da competencia de suspender cautelarmente a dicho mandatario de sus funciones, además de capacidad sancionadora, con multas que pueden ir de 3.000 a 30.000 euros, de nuevo vuelve a recibir de tirios y troyanos. Unos, la oposición, tachando la ley de barbaridad, deslealtad, irresponsabilidad y no sé cuantos epítetos mas.
Y los otros, los Federicos, Pedro Jotas y demás, que no se sabe bien lo que quieren y/o apoyan, diciendo que la ley viene tarde y mal, y que la legislación española ya cuenta con medios suficientes para garantizar el cumplimiento de las sentencias del Constitucional y, por qué el Gobierno, léase Rajoy, no se acordó antes de pasar dicha ley?.
-Primero: Porque antes jamás se le ocurrió a nadie imaginar que iba a llegar un corrupto con aires de grandeza que, para tapar su corrupción, iba a organizar tal sarao que hiciese tambalearse los cimientos y la esencia misma de la Nación Española.
Y, si alguna vez, la unidad de España estuvo en peligro, eso está ocurriendo ahora en este momento.
Desde la Guerra Civil, jamás España se había encontrado en un trance y peligro mayor, y, es por eso, ese es el motivo, que esta ley es necesaria.
Y, o eso, o los tanques que menciono más arriba, pero esto último lleva consigo un peligro implícito que todos debiéramos tratar de evitar so pena de acabar metidos en un embrollo del que luego tuviésemos todos que arrepentirnos.
En cuanto, por parte del interesado mayor, el señor Artur Mas, dice que con esta ley, Rajoy, se carga el “Estado de derecho”.
¡Se carga el Estado de derecho! ¿Y él que se carga?

Él se carga la convivencia y la igualdad entre los españoles. Se carga el bienestar de Cataluña, que se quedará fuera de la Unión Europea y del euro y les espera un largo, larguísimo, invierno, y, aunque, ahora hay muchos que han llegado a creerse que van hacia una arcadia feliz, donde se trabaje poquísimo y se gane y prospere muchísimo y donde, hasta van a reducirse los casos y muertes por cáncer, pronto se darán cuenta de que ahí afuera hace mucho frio.
Y trata de cargarse, y lo va a conseguir, una nación con quinientos años de historia, una de las más antiguas de Europa, una Gran Nación aunque muchos españoles no nos demos cuenta.
Y esto es lo que va a cargarse este badulaque pretencioso.
Y todavía tiene la osadía de culpar a España.

GRAN SELECCIÓN DE OFERTAS MULTI-TIENDA

SILLAS DE OFICINA

ACTUALIZACIÓN CONTINUA

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído