Pacos

Paco Sande

Lo que yo pueda escribir aquí, se va a quedar corto para expresar la barbarie y el fanatismo de esta gente.

Me acabo de sentar ante el ordenador tratando de escribir algo coherente sobre la barbarie que ayer se vivió en Francia. Y creo que esta va a ser la entrada más corta en este blog.

Ayer, justo cuando acaba de oír en la radio que debido a la paz y tranquilidad que en estos momentos se volvía a vivir en Europa, Noruega había decidido que sus cuerpo policial no necesitaba ir armado, por lo tanto, desde ya, volvía a desarmar a sus agentes. Y no había pasado ni media hora cuando, en esa misma radio, empezaron a retrasmitir las noticias de la ola de terror y violencia que había vuelto a estallar en Francia.
La violencia, los rehenes, las muertes sin sentido, todo ha vuelto y ahora es, incluso, peor que lo de Charlie Hebdo, más aterrador si cabe, porque, con aquello, nos parecía que los violentos se habían tomado una especie de venganza por lo de las caricaturas de Mahoma. Pero ahora, el terror, la violencia, la muerte, es indiscriminada, matar por matar, morir por estar allí, una sinrazón, una locura.
Y aquí lo dejo, porque, lo que yo pueda escribir aquí, se va a quedar corto para expresar la barbarie y el fanatismo de esta gente.
Y, si hay alguien todavía que crea que tienen algo de razón en lo que hacen, no tengo tiempo ni ganas de hacerle ver su error.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído