Pacos

Paco Sande

Diecisiete millones de votos dejan su hipótesis en una especulación sin fundamento.

Como si no hubiéramos tenido bastante con el aquelarre que tuvimos que soportar a cuenta de la formación del Gobierno a la Generalidad de Cataluña, donde vimos a un zarrapastroso Artur Mas, antaño orgulloso Presidente de la clase más pudiente y acomodada catalana, ahora mendigando apoyos para su nombramiento en los más bajos fondos de la política catalana. Donde, como un Dante, tuvo que bajar a los infiernos y tratar de llegar a un consenso con gente que antes no se dignaría ni a saludar con los dedos tapándose la nariz. Aunque al final, de nada le sirviese tanto esfuerzo y tuviese que resignarse y volver de vacío y mas quemado que la pipa de un indio.
Y, como si todo eso no hubiere sido suficiente, repito, ahora, y ya a nivel nacional, el señor Pedro Sánchez ha decidido obsequiarnos con un “remake” de la cosa.
Y cual Rambo, que, desencantado con el mundo, hubiese estado esperando la llamada del general en jefe encomendándole una misión heroica y suicida donde solo podría triunfar el más valiente, el señor Sánchez se ha puesto manos a la obra y al más puro estilo Stallone o Yul Brynner en los Siete Magníficos, ha comenzado a reclutar secuaces por toda la pradera.
Y, aunque, en algunos casos le está saliendo gente buena, capaz y con ganas de ayudar, hay otros que son de un facineroso tan redomado y bellaco que podrían resultar mucho peor que el “malo” al que el señor Sánchez pretende desalojar del puesto.
Él sabe que estos aliados que se está echando son menos de fiar que un zorro en un gallinero, son viles y taimados y en cuanto se despiste un poquito le dispararán por la espalda.
Pero es tanto su afán por ser “Presidente”, su ansia de poder, su enorme ego y su maldita codicia de protagonismo, que lo obnubila y le impide aceptar que ha sido derrotado.
Y esto lo sabe él y lo saben los barones socialistas, sus pepito grillo, que lo avisan y le advierten de que no haga locuras ni con el PSOE, (casi quedó destruido por Zapatero) ni con el Gobierno de España.
Y es por eso, que el señor Sánchez, sigue saliendo ante los medios de comunicación haciendo campaña todavía, diciendo que los españoles han pedido un cambio, que el señor Rajoy, después de los últimos casos de corrupción que han saltado a los medios -¡La paja en el ojo ajeno!- no está en condiciones de seguir siendo Presidente y de que él, es el elegido, el ungido por el destino para sacar a este país de sus desdichas. Todo esto, claro, tratando de convencer a los españoles –Que ya no tenemos más vela en este entierro- a sus barones y, mucho más importante, a sí mismo.
Señor Sánchez, a ver como se lo explico? : Siete millones de españoles votaron al PP, cinco millones largos al PSOE, y casi otros cinco millones a CIUDADANOS. Eso hace unos diecisiete millones que votaron al centro derecha o a la izquierda moderada, o sea, a partidos constitucionalistas, y deja unos cinco millones que votaron a los “Indignados” de PODEMOS y a los separatistas, y hace que su hipótesis de ese cambio que piden los españoles, no pase de una especulación sin fundamento.
Así que mire usted bien lo que hace señor Sánchez, porque ni es usted Yul Brynner, ni Rajoy Eli Wallach, ni, por supuesto, Iglesias Steve McQueen y mucho me temo que con este “remake” en vez de los “Siete Magníficos”, le va a salir a usted una versión mala de los “Mercenarios”, mala película donde las haya, que solo sirvió como excusa para exhibición de viejas glorias.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído