Palpito Digital

José Muñoz Clares

¿Que no saben lo que ha pasado?

Lo que ha pasado es que el PP le ha sacado 52 diputados al PSOE y 66 a Podemos, y eso no es lo que decía el materialismo histórico que secretamente profesan los podemitas prominentes. Así que el coletas no asimila que, en su delirio, de ser vicepresidente pasó a presidente «en funciones» y al cabo cayó con estrépito, y de repartir poltronas ha pasado a no digerir las consecuencias de sus actos. Porque han pasado dos cosas, una a Iglesias y otra a Podemos, y el asunto se termina de enredar cuando descubrimos que Iglesias, que no sabe lo que le ha pasado a él, resulta que tiene que explicar lo que le ha pasado a Podemos.
La primera gran incógnita es por qué se equivocó estrepitosamente la encuenta a pie de urna y eso tiene una explicación sencilla. Cuando uno sale de votar lo hace o preocupado o satisfecho. El preocupado no suele reconocer el sentido de su voto mientras que el satisfecho sí. En esta ocasión el voto vergonzante – PP – se negó a confesar pero el voto fresco de las filas prietas, los neofalangistas que desfilan marciales con las banderas al viento y la mirada perdida en el infinito al estilo Che, no es que confesaran, es que pedían a gritos que le preguntaran para proclamar orgullosos «yo he votado a Podemos», con esa mirada de crío que ha soltado voluntariamente un pedo en público como quien hace un sondeo de opinión y mira a la concurrencia registrando reacciones, desde la divertida de los abuelos a la abochornada de los padres. Esa ha sido la actitud de Podemos en los últimos meses: enseñar las tetas en un capilla, ir a ver al Rey en mangas de camisa pero de gala a los Goya , ejercer la medicidad electoral con niños, darse un morreo con un colega, llamar borracho al Rey emérito y atrevimientos por el estilo. Y para cerrar el catálogo de los despropósitos, se acaban aliando con los adoradores de la momia de Lenin y su izquierda de catecismo, culminando en un mitin en que destacaba entre todas una bandera con la hoz y el martillo. La respuesta a todo eso la tiene la abuela de mi amigo Antonio: España no vota comunista. Y España, obedeciendo a esa sabiduría de abuela, le ha dicho a los comunistas que las fronteras están abiertas para emigrar a Cuba, a China o a Corea del norte, allí donde el comunismo sigue siendo una fe arraigada.

Echenique ha balbuceado un asomo de planteamiento: en la sesión de análisis se ha dicho una cosa y su contraria. Y, claro, él que es una cabeza pensante ha entrado en cortocircuito. No puede ser lo uno y su contrario, piensa, y se resiste a aceptar que lo que les ha pasado es lo que a Hitler con rusos y judíos: son razas inferiores, ganarles será un paseo militar. Y al cabo les ganaron la guerra los rusos y los judíos. Podemos ve al PP y a sus millones de votantes y piensa en disminuidos. Esos no pueden ganar, la gente no es tonta. Y cuando gana el PP se les queda cara de tontos: esto no venía en mi libro y poco más se atreven a decir, fuera de culpar a la gente por haber votado mal.

Lo que le ha pasado a Podemos se llama Pablo Iglesias. Lo que le pasa a Pablo Iglesias es que le faltan un par de hervores biográficos y un asomo de coherencia que lo aleje del marketing electoral y lo acerque a la realidad. Pero, como a los de ETA, la autocrítica se la van a a tener que hacer otros.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

José Muñoz Clares

Colaborador asiduo en la prensa de forma ininterrumpida desde la revista universitaria Campus, Diario 16 Murcia, La Opinión (Murcia), La Verdad (Murcia) y por último La Razón (Murcia) hasta que se cerró la edición, lo que acredita más de veinte años de publicaciones sostenidas en la prensa.

Lo más leído