Palpito Digital

José Muñoz Clares

Tresillo

Es el tresillo un juego de naipes original de la baraja española. Participan cuatro personas pero sólo tres intervienen en cada juego parcial. En el tresillo electoral no hace falta la subasta: sabemos que juega Rajoy contra todos porque cuenta con más bazas de salida. El palo de triunfo es el que la ciudadanía le ha arrimado a los tres jugadores restantes que, ay desgracia, todavía pueden perder más.
Si en materia de sexo cuando se enciende la luz de arriba se apaga la de abajo, en términos políticos quien bloquea el cerebro como órgano pensante pasa a pensar con las tripas o directamente con el culo; es el caso de Pedro Sánchez tras el descalabro electoral. Si los del PSOE fueran listos – no digo inteligentes por no ofender – lo despacharían hoy mismo y con él al curica Hernando – remedo de capellán castrense loando los brotes de olivo en torno a una mesa -, a la frustrada primera dama y a todos cuantos hayan contribuido a que el PSOE descienda, pasito a pasito, y van tres, al infierno de la irrelevancia. Sánchez se condenó el día en que llamó indecente a Rajoy y esa frase lo viene persiguiendo desde que se le escapó como flatulencia incontenida que, al cabo, lo ha asfixiado. Naturalmente está escocido porque no imaginaba que el indecente lo aplastara, así que, como la cúpula de Podemos, no sabe lo que ha pasado – el indecente le ha sacado 52 votos de diferencia – y está que no da pie con bola. Por higiene social debería el PSOE enterrarlo y dar paso a alguien con sensatez, educación y formas porque el niñato pretende cobrarle a Rajoy una deuda personal a base de entorpecer la investidura y la legislatura. Hágalo vuestra merced si así le pete pero, pareciendo insuperable la irrelevancia alcanzada, no olvide que hay una irrelevancia mayor: obtener en las próximas la mitad de 85 porque una parte de sus votantes se le haya pasado al PP de forma pragmática y circunstancial para despejar el mundo de cabestros obcecados. Avisado queda.
En cuanto a Rivera, como no contribuya a la formación de una mayoría estable e impida investidura y legislatura dejando en manos de Sánchez la una y la otra, C´s pasará a ser testimonial – entre uno y ningún diputado, tirando por lo alto – y sus votantes se le van a ir al PP hasta colmar una mayoría absoluta que va a llenar de paranoicos el frenopático de las Cortes. Debe saber Rivera que vive y medra de prestado, que su papel ha sido meritorio como el último de Filipinas en Cataluña pero que si ha irrumpido en la política española para hacerle el juego al PSOE, al PSOE se irán los del PSOE y al PP los restantes, y él volverá al desierto del hemiciclo catalán a vérselas con esa pandilla que no le perdona ni siquiera que se exprese en español.
Del tercero, Pablo Iglesias, ya dije cuanto tuve que decir en anterior entrega que, por no haber leído él, lo mantiene en una duda estúpida teniendo como tiene la respuesta en la tabla del resultado electoral.
Y finalmente, pudiendo ser un tresillo el conjunto de un sofá y dos sillones a juego, el sofá lo ocupa Rajoy con su puro y con su siesta, y quedan dos sillones, el destinado al PSOE, que no debería ocupar Sánchez, y el destinado a Rivera. Si no los ocupan, no se quejen luego si cuando pidan árnica encuentran silletas playeras y un escueto mensaje electoral: a escupir a la vía.

Y muchas gracias al décimotercer lector incorporado – Excelentia -, a cuyo estímulo obedece esta precipitada entrega.

GRAN SELECCIÓN DE OFERTAS MULTI-TIENDA

CONSOLAS

ACTUALIZACIÓN CONTINUA

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

José Muñoz Clares

Colaborador asiduo en la prensa de forma ininterrumpida desde la revista universitaria Campus, Diario 16 Murcia, La Opinión (Murcia), La Verdad (Murcia) y por último La Razón (Murcia) hasta que se cerró la edición, lo que acredita más de veinte años de publicaciones sostenidas en la prensa.

Lo más leído