Palpito Digital

José Muñoz Clares

Como si fuéramos tontos

Un juez de instrucción, ante un problema contable complejo, le pidió a un imputado que le explicara el asunto “como si fuera tonto”. Quería el juez entenderlo pero a medida que el imputado se perdía en pueriles argumentos se vio el juez en la necesidad de aclarar el sentido de su mandato: “Le he dicho que me lo explique como si fuera tonto, pero no se crea que lo soy.” Pues algo así le pasa al heterogéneo bloque independentista catalán – que integra a los incendiarios de la CUP y a los consumados corruptos de la antigua Convergencia -, que a base de pensar que los españoles somos tontos se lo han terminado por creer. Y es urgente sacarlos del error.

Una ley de desconexión no deja de ser un manual de “cómo dar un golpe de Estado sin metralletas ni tricornios”, y ellos la están tramitando en secreto, al mejor estilo estalinista, con la finalidad de permitir su aprobación de tapadillo y sin tiempo para reaccionar. Y creen que esa picardía los va a librar de la suspensión decretada por el TC o, alternativamente, impuesta por la fuerza del Estado si fuere menester.

Desconectar de España supone asumir el control de fronteras, ejército, puertos y aeropuertos, recaudar el IRPF y las cuotas de la SS, destituir puestos judiciales y fiscales desafectos, dejar sin efecto inhabilitaciones y penas impuestas por la legitimidad constitucional española, etc., etc. Y ellos creen que eso se puede hacer en una mañana y que para cuando el TC reaccione ya será tarde porque la ley que regirá será otra aprobada en el parlamento de la recién nacida república catalana. Y ante tal hazaña nos pillarán “cautivos y desarmados”, como nos pilló Franco después de tres años de guerra, pero ellos lo quieren hacer sin pegar un solo tiro.

La Guardia Civil y el Cuerpo Nacional de Policía ¿se van a rendir sin más, abandonarán sus cuarteles y volverán a Madrid en espera de destino? La IVª Región Militar, con capitanía en Barcelona y tres divisiones bajo su mando, ¿se rendirá igualmente, entregará las armas o, peor aún, se unirá al golpe? La IIIª y Vª Región, que rodean por completo Cataluña, ¿se limitarán a estarse quietas y no acatarán las órdenes que se cursen para poner fin a la mascarada? Porque sólo las regiones citadas, IIIª, IVª y Vª, cuentan con los Regimientos de Infantería 11, 20, 60, 25 (Barcelona), 26 (Tarragona), 59 (Gerona), 12, 33 y 43, las Compañías de Operaciones Especiales 31, 32, 41, 42, 51 y 52, 3 Grupos Ligeros de caballería, 3 Regimientos de Artillería, números 18, 22 y 20, 3 Batallones Mixtos de ingenieros y 3 Agrupaciones Mixtas de Encuadramiento, sin contar la Armada y el Ejército del Aire, además del control de la red viaria y ferroviaria de todo el territorio implicado. ¿Se imaginan a los f-18 rompiendo la barrera del sonido sobre la Diagonal, en dirección a la Generalidad de Cataluña?

Ellos creen que España no se arriesgará a la mala imagen internacional convenientemente agitada por los seguidores del pequeño Pablicolás, habitantes de un mundo justo y benéfico donde los fusiles disparan claveles y la gente se deja embriagar por unos supuestos aires de libertad llamados a dejar a los catalanes en manos del 3% de Mas y de los delirios ácratas de la CUP. Creen también que ni Europa ni el resto del mundo van a reaccionar frente a un pronunciamiento a lo militar pero sin militares como el que piensan protagonizar, y que la fuerza de la sinrazón separatista calará de tal modo en los hombres de buena voluntad que hasta la OTAN vendrá a librarlos de los, más que tontos, malvados españoles.

Llevan años alentando el delirio. Hora es de que empiecen a bajarse.

O los bajamos.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

José Muñoz Clares

Colaborador asiduo en la prensa de forma ininterrumpida desde la revista universitaria Campus, Diario 16 Murcia, La Opinión (Murcia), La Verdad (Murcia) y por último La Razón (Murcia) hasta que se cerró la edición, lo que acredita más de veinte años de publicaciones sostenidas en la prensa.

Lo más leído