Palpito Digital

José Muñoz Clares

Erupción política en Murcia

Lo que está pasando en Murcia es un resumen de a dónde conduce la política dejada en manos de ineptos, tibios y revolucionarios de salón.

González Tovar, el líder regional del PSOE en Murcia, es un cadáver político que se niega a ser enterrado, y ha descubierto en la debilidad del actual presidente regional, PAS para los amigos, la oportunidad de ser presidente de comunidad autónoma aunque sea sólo el tiempo preciso para convocar elecciones y perderlas cum laude, que es lo que viene haciendo desde hace años el socialismo local. Algo parecido a lo que hace el PSOE nacional pero en plan experimento provinciano.

Podemos tiene en Murcia la desgracia de tener un buen equipo autonómico estratégicamente mal situado entre los suyos, al haber cerrado filas con el defenestrado Errejón, quizás el único miembro salvable de Podemos, una vez que el pequeño Pablicolás se ha echado al monte y anda repartiendo estopa literaria, mayormente a base de soltar palabrotas para epatar a las señoras de edad, algunas de las cuales, lo crea él o no, maldicen en arameo y escupen de medio lado al paso de su inefable coleta morada. Por ese camino se convertirá en el bufón de la cámara e irá quemando cualquier expectativa a medida que sus propios votantes cumplan años y descubran que las malas formas conducen inevitablemente a malas soluciones.

Ciudadanos, por su parte, está escocido por el feo que le hizo Podemos cuando se negaron incluso a sentarse en la misma mesa para hacer a Sánchez presidente, y aunque se la tiene jurada a Podemos no ve más remedio que ayudar a echar abajo a PAS, lo que le augura un futuro político tenebroso: si se sindican con el PSOE y con Podemos perderán el voto murciano, que regresará al PP del que procede; si no se alían pasarán por traidores a su programa, de modo que sólo les queda aliarse con la boca pequeña, contribuir a echar a PAS pero impedir que gobierne el PSOE, lo que aboca a elecciones más o menos inmediatas que pillarán a los socialistas con el paso cambiado, a Ciudadanos en caída libre por haberlas propiciado y puede que a PAS desimputado y en condiciones de optar de nuevo a la presidencia, pero esta vez con mayoría absoluta, lo que supone que una escopeta de cañones paralelos dispara por la culata y mata al tirador y a su acompañante, porque si dan lugar a lo que vaticino, ni el PSOE ni Ciudadanos ni Podemos van a tener nada que hacer en Murcia en las próximas décadas. Y si no que le pregunten al PSOE, que de eso sabe mucho.

¿Y esto es extrapolable a la política nacional? Pues no le den ideas a Rajoy, que tras el experimento de Murcia se puede ver tentado de disolver el parlamento, sorprender al PSOE sin líder, a Ciudadanos con las malas cartas sobre la mesa y vistas, y a los de Podemos en plena decadencia formal que, lo crean o no, les quita votos a mansalva por la que podemos llamar la suprema razón estética. Me refiero a ese argumento último de madre acorralada a la que los hijos pretenden hacer moderna explicándole lo bien que está que el primo Fernando se case con un tipo que se llama Borja. Los hijos agotan los argumentos, desde el amor que los une hasta la modernidad que exige tener un homosexual en la familia para no parecer antiguos. Y cuando la madre se ve acorralada y sin más argumentos que oponer acude a la suprema razón estética, que suele cursar más o menos así: “Sí hijos, si entiendo lo que me decís… pero eso está muy feo!” Y ahí se acaba la discusión. Pues que tome nota el pequeño Pablicolás porque de fieles adeptos a la suprema razón estética esta España llena y harta de desvaríos.

GRAN SELECCIÓN DE OFERTAS MULTI-TIENDA

CONSOLAS

ACTUALIZACIÓN CONTINUA

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

José Muñoz Clares

Colaborador asiduo en la prensa de forma ininterrumpida desde la revista universitaria Campus, Diario 16 Murcia, La Opinión (Murcia), La Verdad (Murcia) y por último La Razón (Murcia) hasta que se cerró la edición, lo que acredita más de veinte años de publicaciones sostenidas en la prensa.

Lo más leído