Palpito Digital

José Muñoz Clares

A buenas horas mangas esteladas

A menos de cinco meses de que caduque el plazo de la revolución maduro-barceloriana que quieren capitanear el patético Puchi y su huestes, han caído en la cuenta de que lo que ellos quieren se gana en una guerra y no con urnas de cartón. Por eso, sagaces como son, mucho más que los cortitos españoles, han sacado a pública subasta la realización de una encuesta que por poco menos de 60.000€ les diga si hay más o menos catalanes para quienes el cumplimiento de la ley resulte prioritario y, mucho más importante – por si falla la anterior -, qué porcentaje de catalanes considera que, llegado el caso, hay que alistarse en el ejército para defender las obsesiones de la CUP, de ERC y de unos pocos – mayormente los inhabilitados – de la antigua Convergencia.

Lo que pareció en un principio una cutre pantomima cuando vimos gimotear a Junqueras «amb angoixa», va tomando aires de ópera bufa a la que bien podría ponerle música Luis Llach, con intención de que la cantara La Trinca por aquello de encajar con el 3%, y no porque trincaran aquellos fantásticos humoristas sino por la trinca en sí.

Hablando de porcentajes, veo en la prensa que esas dos preguntas ya las planteó la Generalidad de Cataluña en 2011 y, por lo visto, algo deben creer que ha cambiado porque las preguntas de entonces obtuvieron respuestas desalentadoras.

Sobre el cumplimiento de la ley el 81.3% de los catalanes situó el deber de cumplir las leyes entre el 5 y el 7 en una escala de 1 a 7. Se referían entonces a las leyes españolas y va a ser muy difícil que, con seis años más y el seny que eso da, piensen ahora estos cretinos que lo que se les pregunta es por el nivel de vinculación a las leyes catalanas, cuyo contenido no conocemos ni vamos a conocer hasta el último día del plazo, cuando por fin se atrevan a soltar el toro en el parlamento autonómico a ver qué pasa.

Más enjundia tiene lo de alistarse en el ejército, siendo muy de temer que los mozos y mozas catalanes opten por deslocalizarse hacia más benignos territorios – todos no caben en la franja pero sí en Aragón – si acaso estos mentecatos amagan con prepararlos para una guerra. En 2011, después de que el mismísimo y deshonrado Pujol instara a los jóvenes al patriotismo, descubrieron los poncios estelados que el desmontaje de todo lo que tuviera que ver con el patriotismo con que nos quiso empalar el franquismo no había contaminado sólo al patriotismo franquista/español sino que la juventud, como un solo hombre, había aprendido la lección: quien te haga ser patriota muy posiblemente te arrastrará a hacer insensateces, así que ante todo mucha calma y, si con eso no basta, cinismo a espuertas: patriotas del Barcelona y poco más. Las cifras – en la misma escala de 1 a 7 – resultaron sumamente desalentadoras. Partíamos de un 34.1% que consideraban lo de alistarse nada importante (1), el 7.8% anotaron un 2, el 8.2% un 3 y el 10.3% un 4, es decir que un 60.4% de los catalanes se mostraron nada proclives a patrioterías y por completo renuente a irse a la guerra a menos que se tratara de hacerla contra Andorra, y eso después de que Andorra atacara arteramente a la Moreneta, al Barcelona y a la poca memoria de Companys que guarda la población.

Suenan, por tanto, tambores de guerra y los aguerridos catalanes se preparan para conocer la verdad: ¿está dispuesto Rufián no a afrontar la inhabilitación sino a jugarse la vida por esos campos? Porque si alguno de los revoltosos tiene pinta de apuntarse a esta guerra es el deslenguado Rufián. A Junqueras, versado en historia, no lo veo, pues la historia nos ha enseñado que la historia no se escribe con cargas de caballería ligera contra tanques. Y de Mas ni les hablo: ese se escapa al primer petardazo y forma un gobierno en el exilio que le administre el 3% que en su día pudiera cosechar y, sobre todo, que se lo siga recaudando. Por la causa, claro, nada de intereses personales.

Por fin ha cantado la gallina. El escenario se va enfocando y ya vemos con claridad cuáles son los fines y cuáles los medios. Repito: nos esperan unos meses fascinantes. Desgraciados pero fascinantes.

 

 

 

 

GRAN SELECCIÓN DE OFERTAS MULTI-TIENDA

CONSOLAS

ACTUALIZACIÓN CONTINUA

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

José Muñoz Clares

Colaborador asiduo en la prensa de forma ininterrumpida desde la revista universitaria Campus, Diario 16 Murcia, La Opinión (Murcia), La Verdad (Murcia) y por último La Razón (Murcia) hasta que se cerró la edición, lo que acredita más de veinte años de publicaciones sostenidas en la prensa.

Lo más leído