Palpito Digital

José Muñoz Clares

¡Alto ahí, que moto tengo!

Sostiene mi maestro y amigo Gerardo Landrove que en España, verdaderamente, sólo rigen dos leyes: la de la gravedad, por inevitable, y la del embudo, esa por la cual la misma institución se aplica a unos sí y a otros no por la misma razón por la que los pimientos de Padrón unos pican y otros no: caprichos de la naturaleza, en el caso que nos ocupa naturaleza humana.

Si algo nos quedaba por saber del pequeño Pablicolás era su forma blanda de entender las leyes y los compromisos que, como acuñó un afamado prevaricador murciano – o importó de otro prevaricador –, consistía en dar al amigo el culo, al enemigo por culo y al indiferente la legislación vigente.

Las estrechas pudibundas ven acechanza diabólica en el bailar pegados, en el fumar y en el hecho injustificable de que las mujeres hablen de tú a los hombres. Los estrechos pudibundos en materia política han decidido, aplicando la infausta y nazi doctrina del Derecho Penal del enemigo, adelantar las barreras de protección jurídica al momento de ser investigado, exigiendo a gritos que en tal trance dimita cualquiera… que sea del PP. Porque ya hemos visto que si es de Podemos o de cualquiera de las pandillas asociadas entonces el asunto cambia y ya no hay urgencia alguna derivada de la ética que obligue a dimitir. Es lo del viejísimo chiste de los frentepopulistas que están enumerando todo lo que le van a quitar a los ricos para repartirlo entre los pobres: casas, tierras, coches, joyas, dinero, y así hasta llegar a las motocicletas, que es cuando se levanta uno con el fusil al hombro y de mala manera espeta: ¡Alto ahí, que moto tengo!

Pues así estamos: que dimitan los demás ipso facto, que se vayan, que renuncien al escaño, que les retire el saludo su madre y demás allegados pero eso que lo hagan los otros, porque si le toca a uno de los nuestros – la mafia contagia más de lo que sospechamos – entonces el griterío se vuelve loa: no hay nadie más honesto que quien gasta de tapadillo 100.000 € bajo coartada de que es para querellarse contra el PP; pero si es el PP el que se querella…
Pues les ha salido mal la jugada. El fiel de la balanza dice que lo ostenta Cuidadanos – y eso será hasta que le toque a uno de los suyos: la mafia es universal – y dice Rivera que los ediles pillados en falta feísima deben dimitir de inmediato. El pequeño Pablicolás, sin embargo, ha salido en defensa de los sospechosos de mangoneo: son ciudadanos ejemplares… al estilo Bárcenas cabría decir.

Y eso es todo lo que entiende el mentecato Iglesias sobre la igualdad que hay que exigir en la aplicación de la ley y en el cumplimiento de los compromisos; en general, sobre esa cosa extraña que algunos llaman Estado de Derecho: dura lex, sed lex. Y mientras el mentecato piensa en por qué cito el nombre de una vajilla, dejémoslo a ver si acaba aprendiendo que la igualdad no admite quiebras cuando de manejar dinero público se trata, y que ellos que vinieron a dar ejemplo a las masas de cómo se tiene que ser no pueden dar ahora un paso atrás y que no tenga consecuencias. Que le pregunten a Garzón, que asiste temeroso a la caída en intención de voto de Podemos y, por tanto, de IU.

Y mientras tanto, a ver si conseguimos que al pequeño Pablicolás lo acaben de callar los suyos aunque sólo sea por rentabilidad electoral.

GRAN SELECCIÓN DE OFERTAS MULTI-TIENDA

CONSOLAS

ACTUALIZACIÓN CONTINUA

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

José Muñoz Clares

Colaborador asiduo en la prensa de forma ininterrumpida desde la revista universitaria Campus, Diario 16 Murcia, La Opinión (Murcia), La Verdad (Murcia) y por último La Razón (Murcia) hasta que se cerró la edición, lo que acredita más de veinte años de publicaciones sostenidas en la prensa.

Lo más leído