Palpito Digital

José Muñoz Clares

Alegres muchachadas de puños y de pistolas

Vivo en el desazonante convencimiento de que conocer la historia no sirve de nada. Da igual como camuflemos el hecho; da igual que desconocer la historia nos condene a repetirla y da igual también que la misma historia se dé primero como drama y más tarde como farsa. Lo cierto es que no aprendemos y sólo nos queda el viejo, viejísimo, “siempre igual, enterrar y callar” con que definió Goya los particulares horrores que le tocó vivir.

Algo sí he aprendido: que cuando veo una gota debo imaginarme un océano, así que veo el camino imparable de violencia y arbitrariedad que preside la vida venezolana desde las últimas elecciones, esas que el patán Maduro se viene pasando por la entrepierna, y no puedo sino imaginar en qué acabará el embrollo que ya se acerca a los 100 muertos. Y de los muertos en la calle pasamos a un aspirante a dictador que se nos presenta como guerrero de Dios bombardeando inocentemente el parlamento desde un helicóptero que le afanó a los bolivarianos. Ahí está, esperando el momento de sustituir en los desmanes al encarcelable – y hasta fusilable – Maduro, ese payaso ignaro que habla con los pajaritos y tiene claro que la revolución no la entrega. No dice que no la entrega aunque las urnas se lo exijan porque esa es la esencia del dictador, el temer a las urnas más que a un nublado. Le pasaba igual a Franco y por eso no convocaba más que referéndum cuyos resultados se sabían con una semana de antelación respecto del día de votaciones. Igual le pasa al Calimero catalán, que quiere ir a las Cortes a adoctrinar pero huyendo de las votaciones como quien huye del diablo: por un lado fervor democrático y por otro el temor a los votos. ¿Se aclarará alguna vez este otro impresentable?

Maduro nos queda lejos – a todos menos al tramposo Iglesias y al cándido Zapatero – pero hay otras violencias, de momento sólo verbales, y otro referéndum que nos pilla mucho más cerca. Llegado julio, que fue una de las fechas que aventuró el desventurado Puigdemont como fecha posible de desconexión, todo sigue donde estaba: la alegre muchachada secesionista busca desesperadamente que la reacción del Estado provoque en sus huestes una reacción violenta que legitime ex post lo que llevan ya hecho. Y no se hartan de retorcer el lenguaje y el razonamiento hasta hacerlos remedo de sí mismos. Decían ayer que España no es un país democrático; hoy dicen que las leyes españolas no son legales simplemente porque no les dan la razón en sus ilegalidades. De España sólo les merece aprecio la pasta que les anticipamos para que ellos preparen la huida hacia el paraíso en que la Sagrada Familia se convertirá en escuela de música y economato social. Nada dicen del parque Güell, que haría un magnífico camping, ni de la casa Batlló entendida como albergue de transeúntes. El propio edificio de la Generalidad haría un buen asilo pero a eso no es que no se atrevan sino que no conlleva el componente comecuras que los de la CUP quieren imprimir a sus iniciativas.

Así que dos alegres muchachadas de puños y de pistolas están dispuestas a llevar a sus respectivos pueblos a un camino de violencia que no sabemos en qué parará. Más seria la de Venezuela, por aquello de la muerte irremediable, más chusca la que nos pilla más cerca, cuyos artífices ni siquiera han caído en el mal fario que da que proyecten un referendum en un aniversario del trascendental discurso de Franco el 1º de octubre de 1936, con la guerra en marcha y las máquinas de matar sueltas por toda España. Fue entonces una alegre muchachada falangista apoyada por los igualmente alegres navarros de la IV División que Franco mandaba a provincias a despejarle el terreno de lunares rojos.

¿Se prepara ya el somatén para limpiar de españoles una zona de España? Franco, cuatro días más tarde, el 5 de octubre del 36, instaló  su cuartel general en el palacio episcopal de Salamanca… ¿Se atreverán estos insensatos a instalar al somatén en la Sagrada Familia? En apenas tres meses lo sabremos.

SUPERCHOLLOS

¡¡¡ DESCUENTOS SUPERIORES AL 50% !!!

Las mejores descuentos de tiendas online, actualizados diariamente para tí

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

José Muñoz Clares

Colaborador asiduo en la prensa de forma ininterrumpida desde la revista universitaria Campus, Diario 16 Murcia, La Opinión (Murcia), La Verdad (Murcia) y por último La Razón (Murcia) hasta que se cerró la edición, lo que acredita más de veinte años de publicaciones sostenidas en la prensa.

Lo más leído