Palpito Digital

José Muñoz Clares

¿En VOX confío?

Las propuestas para la neorreconquista conducen al mismo sitio que las exigencias de última hora del marqués de Galapagar: la irrelevancia. Pues sea. Un paso más hacia la reconstitución del bipartidismo: sólo falta que los del Psoe se vuelvan a cargar a Sánchez y que el PP termine de una vez con sus hábitos tóxicos, mientras Cs acaba de encontrar su sitio entre el centro y no se sabe bien qué.

VOX debería entender que no se va a derogar en ningún ninguna acción que facilite la vida a los colectivos homosexuales y asimilados, que ya van mucho más allá de la simple lgtbi. Para esas cosas está la Rusia de Putin. No conseguirán que las mujeres vuelvan a asumir el papel que en buena hora dejaron, y tampoco van a conseguir que España se ponga en plan Trump, ese delincuente enloquecido, y organice una avalancha de expulsiones, a menos que los líderes de la neorreconquista tengan un plan para llevar inmigrantes a Madagascar, que fue el destino con el que soñó Mahatma Propagandi (Goebels) para los judíos. Y, ya que se ponen, que vayan pensando con qué gente quieren repoblar esta España vaciada que amenaza con mantener población, a medio plazo, sólo en la costa, el centro, la emigración exterior y poco más. Pasa con la población como con el calor y los fluidos, que cuando se desaloja un espacio tiende a rellenarse el solo a costa del entorno más o menos cercano. Portugal, nuestro amable vecino, ya contempla la despoblación total en 2100, que no será así sino una repoblación mayoritariamente negra a base de gente venida de sus excolonias Angola y Mozambique. Si es eso lo que quiere VOX no tiene más que decirlo y empezamos a importar cubanos, costarricenses, ecuatorianos de interior con esa forma tan adorable de hablar que tienen, y algunos subsaharianos para darle color al ambiente, a ver si salimos por fin de la anomalía en que consiste hoy ser tenido por blanquito en el entorno internacional.

Lo único sensato que ha pedido VOX es que haya en Murcia «una negociación visible, transparente y simultánea de los tres partidos» implicados, lo que va a poner dramáticamente de relieve dónde está cada cual, siendo muy de temer que Cs acabe aliándose con el Psoe y acabemos todos en manos de una gente que a base de no gobernar durante décadas no sabrán qué hacer con el mando aparte de arrasar con la gente del PP, a la que le tienen muchas ganas acumuladas.

De modo que se va a hacer cierta la frase interrogativa que anda por los mentideros: ¿En VOX confío? Pues no, definitivamente no cabe esperar ya de ellos otra cosa que no sean nostalgias rancias y propuestas inviables. Puedo entender que por una cuestión de orgullo no se dejen ningunear por quienes no quieren ni sentarse a hablar con ellos, que es lo mismo que le está pasando a Bildu y a los nacionalistas catalanes, esos que ya andan pegando carteles con el «lo volveremos a hacer» que traducido literalmente, expresan lo que haremos nosotros: lo volveremos a hacer. 155 incluido. Y más cárcel y más prusés. Llevamos tres siglos en esas, por qué lo vamos a dejar ahora. VOX, sin embargo, es un recién llegado y está a tiempo de reflexionar y que le pase como al lobo que se convirtió en cordero a base de aparentarlo. O eso o se enquistan otra vez en el PP, donde sobrevivieron desde 1977 sin que apenas nos enteráramos de que la ultraderecha nunca se fue del todo porque la dejó Franco atada y bien atada.

Pues ya saben lo que hizo Alejandro Magno con el nudo gordiano: un tajo y se acabó el misterio. Si es lo que quieren…

 

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

José Muñoz Clares

Colaborador asiduo en la prensa de forma ininterrumpida desde la revista universitaria Campus, Diario 16 Murcia, La Opinión (Murcia), La Verdad (Murcia) y por último La Razón (Murcia) hasta que se cerró la edición, lo que acredita más de veinte años de publicaciones sostenidas en la prensa.

Lo más leído