Palpito Digital

José Muñoz Clares

Esa izquierda descerebrada

Todo empezó el mal día en que la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, fascinada por la estética del desastre que no vio venir, se dio cuenta del mucho turismo que el volcán iba a atraer a la isla de La Palma, sin reparar en que el comportamiento de un volcán no se somete a las permisivas normas de la difunta Celáa y no se le permite aprobar la asignatura «espectáculo» cuando la performance pasa por la destrucción de inmuebles, infraestructuras, cultivos y, en general, la economía de la población a cuyo servicio debería estar esta ministra y el resto de la pandilla. Maroto está llamada a continuar y profundizar en la estela infame e ignara de aquella Calvo de las «expertitudes», y siempre encuentra algo bueno, un lado providencial en la interminable mala suerte que el gafe de su jefe está atrayendo sobre la población civil y militar, sin que el fantasma de Franco tenga nada que ver en lo de que sea gafe el menda. Hasta le han detenido a Puigdemont, otro resucitado de entre los muertos, y contra eso no se le ha ocurrido otra cosa que invocar la obligación de comparecer ante la justicia. ¿Judicializar, Perrito? Con lo mal visto que está eso por las izquierdas, y no digamos por los golpistas irredentos. Y, en cualquier caso, que comparezca ante la justicia para que pueda indultarlo él. 

Así que Perrosánchez, animado por la sesuda reflexión de su ministra sobre la belleza de las catástrofes, lanzó primero el llamamiento a una pedagogía universal sobre el hecho, que él y sólo él había descubierto, de que la luz se paga un solo día al mes, lo que según su mente desquiciada debe reducir enormemente la factura -veintinueve veces por lo menos-, y animado por el ejemplo Maroto se vino arriba y tuiteó, sin pensárselo dos veces, que iba a La Palma con el propósito de «sofocar el volcán. Lo que es costumbre en estos casos: venga agua y al final el volcán se rinde mansamente gracias a la iniciativa luminosa del sabio Sáncheztóteles. A eso se llama vivir en un delirio de poder similar al robo que Calígula le hizo a Neptuno, su enemigo por entonces, ordenando a la legión que recogieran caracolas de la playa para arrebatárselas al dios de los océanos, que menudo cabreo tremendo se va a llevar cuando vea sus dominios invadidos por esa lava hija de Vulcano y nieta lejana de Hefesto.

En este entorno mental -llamarlo intelectual sería un exceso- encaja a la perfección el bulo atribuido a una tal Alonso de efectuar un  «llamamiento a todas las asociaciones políticas y sociales de izquierdas» para organizar lo mismo que se hizo con el petróleo del Prestige: una marea humana unida para retirar la lava del volcán «que tanto daño está causando». Repito, es un bulo, pero cuando los bulos empiezan a encajar con la realidad se ganan el derecho a ser ciertos y que por tales los tengamos, pues la penuria intelectual de quienes dicen gobernar el país da para eso y para más.

Del bulo nos quedaremos con la llamada «a las izquierdas». ¿Cómo se ha producido esta vuelta a los años 70 en materia ideológica? ¿Cómo nos han llevado del dogal a un mundo dividido en progresistas y fachas sin intermedio alguno? ¿Cómo han resucitado el más desahuciado comunismo y sus secuelas como si fuera, en plan talibán, la única palabra verdadera del único dios socialmente vigente, que en este caso sería el lumpen proletariado? Ese sí que es un misterio y no los de Fátima.

Y así vamos, apagando volcanes, retirando lava, atrayendo turistas para que nos vean llorar por unos palmeros desolados, arruinados, amenazados de morir a la pompeyana, y eso al cabo de una pandemia que aún no sabemos lo que va a durar. Lo único cierto ya es la incompetencia de esta gentuza, insondable, irremediable, amenazante como el peor volcán. 

 

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

José Muñoz Clares

Colaborador asiduo en la prensa de forma ininterrumpida desde la revista universitaria Campus, Diario 16 Murcia, La Opinión (Murcia), La Verdad (Murcia) y por último La Razón (Murcia) hasta que se cerró la edición, lo que acredita más de veinte años de publicaciones sostenidas en la prensa.

Lo más leído