Artículo de opinión

Opinión: La doble moral como símbolo del ejercicio político en Venezuela

Opinión: La doble moral como símbolo del ejercicio político en Venezuela
Una guardia nacional chavista atacando a una venezolana PD

La muerte de una persona de color, un afrodescendiente, negro como sin temor a herir susceptibilidades les decíamos antes, desató una serie de protestas, aún interminables.

Los daños de ese proceso como todos los hechos sociales, generaran efectos consecuencias, a corto, mediano y largo plazo.

Estas manifestaciones, acompañadas de la pandemia mundial Covid-19, cambiaron al mundo. No sabemos cuánto. El tiempo dará las respuestas.

Lo que si no parece cambiar es la doble moral de muchos líderes y movimientos políticos.

Mucho antes de que ocurriesen, en esta columna, tocamos el tema de las DESIGUALDADES en muchos países y advertimos de protestas similares a la ocurrida.

No es necesario ser brujo o vidente, o ver el trabajo de una consulta de opinión, para asegurar que las grandes diferencias sociales en muchos países, alteraran las relaciones sociales, el perfil de las personas y la actitud de los gobernantes sobre ellos.

Ni el chavismo ni el foro de Sao Palo, tienen la capacidad suficiente para desencadenar lo ocurrido en Estados Unidos.

¿Ayudaron? Sí y como los del partido Demócrata, pusieron su granito de arena para agrandar y alargar los efectos e intentar perjudicar al candidato de los Republicanos, el empresario Donald Trump. Si hubo concierto entre ellos, basta con revisar el ABC de la praxis política para entender. Como decía El Príncipe “El enemigo de tu enemigo, es tu amigo”. Simple lógica.   

El problema para muchos que censuraron, desgarraron sus vestiduras y casi que acompañaban de manera personal las protestas, es decir una cosa y hacer otra.

Un problema ético grave, que es el ejercicio de la moral.

George Floyd no es mejor ciudadano que la abogada Eva Leal. La diferencia es que el primero murió y la segunda es sometida a una muerte moral, tortura física y psicológica.

¿Por qué en Venezuela no hay protestas por este hecho?

Como suelo decirlo, tenemos un gobierno malo que ejerce el poder de manera autócrata como Nicolás Maduro y una oposición peor, que no actúa, no por miedo, sino en defensa de otros intereses y status.

En los Estados Unidos, en Chile, en Colombia, en Francia, en España, hay oposición real. Clara y precisa de sus deberes.

Ni Maduro ni ninguno de los personeros del chavismo tiene moral para criticar represión, racismo, etcétera en país alguno, pues aquí es mucho peor y no hay ni la posibilidad de protestar, de denunciar. La Televisión y la radio, regulada por el gobierno, no lo pensarían dos veces para cerrarlas si se atrevieran a publicarlo.

Con todo lo malo que ellas entrañan, la única posibilidad son las REDES. Es el nuevo “nicho” comunicacional de las masas que generan opinión.

El gobierno habla moralmente. No obstante al momento de ejercer la “ética” quedan sus hechos a años luz de lo serio, de lo positivo.

Me alegre momentáneamente. “Mejoría de tísico” podría decirse, cuando el miércoles los portales colapsaron con la información de la detención de esta “delincuente de verde” por la agresión a mi colega Eva Leal.

Pensé ¿Será que de verdad los tipos quieren cambiar?

Poco duro la expectativa. La noticia fue falsa.

La única detenida, aun para el momento de hacer esta columna, es la abogada, la víctima.

Nadie del Alto gobierno ha comentado y tampoco de los líderes opositores.

¿A quién le interesa que una “abogadita” de provincia sea golpeada y presa, por resistirse a pagar una “vacuna”?

A nadie del sector político.

Si se trata de George Floyd de ambos sectores exponen largos argumentos, producto de un “puñal” de lectura que se meten para estar en sintonía con la prensa de los Estados Unidos y sus intereses.

El problema es que mañana puede ser usted, un hijo, un hermano, un pariente o amigo de su entorno y allí nos percatamos de la solitaria justicia que se reclama.

Al ver vídeo se hace evidente la mala formación de esa funcionaria de la Guardia Nacional, donde ya el honor no se divisa. Debe ser alguna promoción “express”, de esas donde se nutren de milicianos y colectivos para hacerlos “agentes del orden público”.

Aún en el supuesto negado de la culpabilidad de la profesional del derecho, es claro que esa “Guardia Nacional”, fue aplazada en la instrucción del uso de los “niveles de fuerza”. No supo ni ejercer una simple “llave de conducción” para someter, con el menor daño posible a la abogada.

Tenía que ser detenida Eva Leal, para ser presionada, que “dejara eso así” y además ocultar las lesiones recibidas.

Qué vergüenza señor Fiscal Tareck, señor Fiscal Militar. Que ridiculez la del Canciller cuando critica a los Estados Unidos.

Si en Venezuela ocurriera una cuarta parte de las protestas del mencionado país, los muertos serían miles.

Cualquier parecido con la dictadura castrista es pura coincidencia.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído