Dos balas y una máquina

«Sigo pensando que con podios será suficiente». Fernando Alonso, con una enigmática sonrisa dibujada en el rostro, no titubea ni un segundo. Sentado en la sala de prensa del circuito de Suzuka, envía al mundo un mensaje inequívoco de seguridad cimentado en la doble firmeza de su erguida figura y su duro discurso …

Lea el artículo completo en www.publico.es

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído