Carnicero cree que ha podido el miedo a los recortes

Los rojos se han puesto estupendos con el fracaso de Arenas

Para Gabilondo, "el estercolero" no está en Andalucía, sino en Baleares y Valencia

El Trasgo es una bestezuela de suyo maliciosa, ni un punto menos feroz de lo que nos pinta José María El Tuerto, y debo confesar, querido lector, que en días como hoy me daría gustoso un paseo por entre ambas orillas, que la derecha mediática también está muy divertida con esto de Andalucía.

Pero el redactor propone y Dávila dispone, y lo que toca, toca. Y es una pena, porque si hay un día en que las primeras traicionen es este. La cosa es así: si el diario tira para el PP, la primera es para Arenas; si para el PSOE, para Griñán; si es de la diestra, recuerda que el PP ha sacado más votos que nadie; si es de la siniestra, que la izquierda en total ha ganado y que las previsiones triunfales/triunfalistas de los peperos no se han cumplido.

Así, frente a «Victoria histórica pero insuficiente de Arenas» en ABC o «Castigo insuficiente al PSOE» de La Razón (que, cualquiera diría que quiere a los socialistas penitenciados con el sambenito), tenemos «La izquierda frena al PP en Andalucía» de ese papel que otrora fuera orgulloso «diario independiente de la mañana» y hoy depende de un fondo americano de capital riesgo; «El PSOE resiste» de El Periódico de Catalunya o «Andalucía frena en seco el avance del PP» de La Vanguardia ese diario esquizoide, en el fondo referencia de la burguesía catalana pero que por mor de la cosa nacionalista prefiere a los socialistas en «Madrit» Luego está, imaginamos que en tono entre resignado y exasperado, el «Andalucía no cambia» de El Mundo.

Los periodistas de la izquierda oficial estaban, comprensiblemente, que no les cabía la alegría en el cuerpo. Nuestro insigne Iñaki Gabilondo hablaba en la SER de «El triple éxito de Griñán» donde aprovecha la victoria de la izquierda para arremeter contra «los otros»:»El director del diario El Mundo hablaba del estercolero andaluz. El Partido Popular va a conseguir acabar de una vez con el estercolero andaluz» salivaba el reverendo. «Como si Andalucía fuera una región de borregos, que (…) vive del cuento y del dinero que le regala la Junta de Andalucía» Y entra a matar: «El estercolero es más frecuente de lo que diría el director de El Mundo; en Valencia, en Baleares nos hemos encontrado con pozos de estiércol bien gordos» Paciencia, Iñaki, paciencia. Que 30 años dan para mucho y habrá que esperar quizá otros cuatro para levantar alfombras…

María Jesús Güemes se pregunta en la SER: «¿Cuál es el futuro de Javier Arenas?» y la verdad es que no sólo la izquierda mediática ha olfateado la sangre, que de todos los lados del espectro ideológico salta la dichosa preguntita. Los rojos se han puesto estupendos, alguno como si se hubiera pasado con el fino. Ahí está el líder de Izquierda Unida, Cayo Lara, a quien le ha dado por la vena poética: La ola azul se ha estrellado en Despeñaperros y en Picos de Europa.

Carnicero, el 2.0 y el miniyo Francino

El veterano Carlos Carnicero sentencia en su página de Internet: «Rajoy dio más miedo que Griñán» y no nos parece demasiado errada la conclusión. «Ha podido más el miedo a los recortes que el hastío hacia la corrupción y las exigencias necesarias para un vuelco electoral para propiciar el cambio» sostiene Carnicero.

Nuestro rojo caviar en versión 2.0, Escolar el Chico, don Ignacio, exulta hasta el punto de titular su comentario más por Arenas que por la victoria de los suyos: «Gracias, Andalucía» que es lo que al parecer figuraba en la pancarta preparada por los peperos en caso de mayoría absoluta. Dice Escolar: «A la cuarta tampoco pudo ser. Esa victoria histórica de la que anoche presumió Arenas es una evidente derrota, su mayor fracaso personal. Ni siquiera en las mejores circunstancias imaginables, el PP ha sido capaz de conquistar la única comunidad autónoma que aún no ha cambiado de partido en el poder desde que llegó la democracia; van tres décadas ya. Pese al paro, pese a la crisis económica, pese al desgaste socialista, pese a los ERE, la cocaína y la corrupción. Javier Arenas no podrá gobernar» Y Nacho, claro, lo celebra mucho más que el triunfo de la izquierda.

Es otro detalle que destacó Carles Francino, el miniyo de Gabilondo: «Las caras de anoche del Partido Popular lo decían todo» ¡Hala, chicos, a disfrutar!.

Lea La Gaceta

Autor

Juan F. Lamata Molina

Apasionado por la historia en general y la de los partidos políticos y los medios de comunicación en particular.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído