OPINIÓN / REPASANDO COLUMNAS

Arcadi Espada alaba que el humilde Gabilondo ceda a Pablo Iglesias el golpe contra las sedes del PP el 13-M

José Oneto revela que los españoles fueron "asaeteados a preguntas" sobre el auge de Podemos en la Cumbre Iberoamericana

Jesús Láinz afirma que "ETA no ha fracasado" y se retira sólo porque ya no necesita asesinar

¡Qué mala suerte tienen Mariano y Soraya! Presentan a todo bombo su Portal de la Transparencia. Consiguen que Victoria Prego escriba en El Mundo que «los ministros casi siempre han sido gente honrada», que Ignacio Burgos en ABC pida el aumento de sueldo a los gobernantes, que Jaime González, también en ABC, lamente que el presidente del Gobierno, en prueba de sacrificio, cobre menos que 259 altos cargos del Gobierno y que Màrius Carol en La Vanguardia conceda que «el Gobierno acaba de poner en marcha una medida interesante», y resulta que la campaña queda opacada por el duelo de pavos entre el ascendente Pablo Iglesias y el decadente Iñaki Gabilondo.

En una entrevista/conversación entre estos dos faros del progresismo, Pablo Iglesias se atribuye, bueno, la atribuye al sujeto colectivo de su soviet en Ciencias Políticas de la Complutense, la redacción del sms que circuló en los días posteriores a la matanza terrorista del 11-M. Y ya las mejores columnas y tertulias de hoy, 11 de diciembre, giran en torno a esta desvergonzada revelación, como la del adolescente que confiesa su primer amor, en vez de con el esfuerzo del Gobierno.

Sí, la mejor columna de hoy es la de Arcadi Espada en El Mundo, en la que insiste que esos lamentables días de marzo vivimos un golpe de Estado posmoderno, sin soldados, pero con teléfonos móviles.

El jefe de Podéis ha reclamado la autoría intelectual del mensaje nuclear de la noche de los mensajes cortos. Saben, aquel que diu… «¿Aznar de rositas? ¿Lo llaman jornada de reflexión y Urdaci trabajando? Hoy 13-M a las 18.00. Sede del PP, calle Génova 13. Sin partidos. Silencio por la verdad. Pásalo». Yo pensaba que semejante padre predicador del copyleft se contentaría, como los copleros, con la secreta vanidad de que figurara Popular en sus creaciones. Pero quiere cobrar derechos en su loca ascesis hacia el aburguesamiento.

La noche de los mensajes cortos inaugura la era de la patota, ese golpismo del pueblo, del que el 15-M, los escraches y la telepolítica basura serán otros ejemplos exitosos. Es natural que el Jefe reclame el copyright. Algo más cómico, pero explicable, es que el Partido Socialista haya reclamado la autoría. Es verdad que corre el riesgo de que le llamen patotero, pero lo que perdería a cambio es notable. Dos legislaturas admitiendo en sordina, con esa sonrisa que garabatea a veces la vergüenza, que Pérez Fouché lo organizó todo no pueden dilapidarse suavemente. Por lo demás, Podéis dispone sobre esa noche de una superioridad acumulada: aún no se ha descubierto a ningún dirigente del PSOE gritándole asesino a Aznar como se lo grita el podemista Monedero en el vídeo de Telemadrid que rescató Periodista Digital.

Y por último la alabanza a la humildad de Iñaki Gabilondo por ceder la autoría del golpe de Estado del 11-M y días posteriores a Pablo Iglesias y sus panda, olvidando el trabajo que él hizo desde la SER, con las tres fuentes de la lucha antiterrorista que aseguraban que había sido obra de terroristas suicidas.

Reivindicar la potencia subversiva del sms se adecua perfectamente a su visión del mundo y de la patota y sobre todo los hace mucho más cool; del mismo modo que han pretendido convencernos de que han sido La Tuerka y las redes, y no la telebasura, las razones de su éxito. Pero lo que no comprendo es la pasividad que demuestra Iñaki Gabilondo en la entrevista que le hacen en La Tuerka, que fue donde el Jefe reclamó el copyright del mensaje liminal. Hace años, en una casa junto a un lago, escuché obsesivo la programación de la Ser entre el 11 y el 14 de marzo. Mensajitos cortos, dice el Jefecillo… Qué extrema vanidad la de intentar arrebatarle la convocatoria, su eco, la fuerza y el mando de la patota a su entrevistado. Y qué extrema humildad la de Gabilondo, indiferente a reclamar las regalías que él y su emisora que tan justamente merecen.

Después de leer a Arcadi Espada y recordar el golpe de 2004, el sueldo de Rajoy o el de Moragas me importan un comino. Ante un PP tan manso como un cabestro, la carcajada que me provoca la columna de Josep Ramoneda (El País) es tan estruendosa que resuena en el patio de mi casa.

Rajoy llegó con un programa de restauración conservadora, se ha tenido que tragar la ley del aborto y puede pasarle algo parecido con la ley de seguridad ciudadana. El Gobierno ha resultado ser mucho más reaccionario que muchos de sus votantes.

¡Un Rajoy dispuesto a aplicar una agenda reaccionaria, como Reagan! Ramoneda necesita a Clint Eastwood para que le ayuda a… Bueno, vea este vídeo, amigo lector.

ABEL HERNÁNDEZ PIDE MODERACIÓN… AL PP, NO AL PSOE

Pero ese PSOE volcado en la algarada y el trato como enemigo al adversario, ¿se ha ido, ha vuelto o siempre ha estado ahí? Un hecho que abona la opinión de que el PSOE de Pedro Sánchez ha decidido recurrir a la demagogia para competir con Podemos es la interpelación de la diputada socialista Carmen Montón al ministro Alfonso Alonso, en la que le califió de «verdugo» de las mujeres, de todas, incluso supongo que de las del PP. Abel Hernández (La Razón)

Carmen Montón no es una diputada del montón, aunque, cuando se desata, parece una chica del montón. (…) De lo que se siente más orgullosa, según dice, es de haber sido ponente de la ley del matrimonio homosexual. También fue la encargada de defender la ley de inscripción de las personas que cambian de sexo en el registro civil. Alguna vez ha declarado a la prensa: «Iré al infierno… en el caso de que exista». Parece que no le importa hacer méritos para ello. Por supuesto, se le llevan los demonios si observa cualquier intento de cambio, por parte del actual Gobierno, en la ley del aborto de Zapatero, sagrada para ella.

Lamentablemente, a Hernández, que en la Transición simpatizó con Suárez y UCD, le parece excelente que Alonso no replicase como habría sido de esperar a la feminista Montón.

Por lo visto, según Carmen Montón, el maligno Mariano Rajoy, tras cargarse a Ana Mato, ha encargado a Alfonso Alonso ejecutar sin compasión a pobres mujeres indefensas, víctimas de la violencia machista, empezando por las cándidas púberes embarazadas. El nuevo ministro, y antiguo portavoz parlamentario, de talante moderado y dialogante, se ha contenido, ¡menos mal!, y ha preferido, en su presentación, tender la mano a la oposición, demostrando que hay otra forma de hacer política. Y es que la confrontación parlamentaria no debería estar reñida con el respeto y la buena educación. Pero eso dígaselo usted a una chica del montón.

Me acuerdo de cómo acabó UCD, tan moderada y dialogante: triturada y con 14 años de felipismo.

José Oneto (Republica.com) da varias noticias en su columna: el boicoteo hecho por el presidente de Venezuela a la Cumbre de Veracruz; el informe del embajador chavista en España sobre Podemos; y el interés de los hispanoamericanos por las expectativas de ese partido.

Esas ausencias las habría movido el presidente venezolano Nicolás Maduro, extremadamente molesto con España y con el presidente del Gobierno Mariano Rajoy por la audiencia que, en la sede del PP, concedió a la esposa de Leopoldo López, considerado por el dirigente venezolano como su principal enemigo político. El grado de enfado de Maduro es tal que llamó a consultas el pasado 29 de octubre a su embajador en España Mario Isea, que todavía sigue en Caracas para, según una declaración oficial, «reconsiderar las relaciones con el Reino de España».

El embajador venezolano en un reciente informe que han recibido los responsables del oficialista Partido Socialista Unificado de Venezuela (PSUV), antes de la Cumbre, posiblemente copia de otro enviado al Ministerio de Asunto Exteriores venezolano, daba cuenta de la situación política española poniendo el acento en el ascenso en todas las encuestas de «Podemos», el nuevo partido político español cuyos dirigentes, especialistas en derecho político y constitucional, han contribuido a hacer las Constituciones de Venezuela, Ecuador y Bolivia, todos ellos países Alba y con los que siguen manteniendo unas relaciones privilegiadas, y que han acaparado la atención de los dirigentes iberoamericanos que han asaeteado a preguntas sobre ellos a los miembros de la delegación española.

Cada vez estamos más cerca de Argentina o de Bolivia.

AUNQUE MOLESTE DECIRLO, ETA HA TRIUNFADO

Jorge Martínez Reverte dedica su columna en la última de El País al jefe etarra Santi Potros y se pregunta si dormirá bien.

Yo me pregunto si Potros va a sacarse una tarjeta de compra de algunos grandes almacenes, y si se atreverá a ir un sábado por la tarde a llenar el carrito con chucherías para los sobrinos y cuchillas de afeitar desechables.

¿Cómo dormirá Potros? Es posible que incluso bien, que no le atormente nada evocar a los niños que no pueden crecer gracias a él. Potros pensará que ya ha redimido su culpa. ¿Pero tenía culpa? Él estaba cumpliendo con su deber.

Potros, llena tu carrito. Piensa que todo lo hiciste por una Euskadi libre. ¿Libre de qué? Pues libre de españolitos de todas las edades que ni siquiera pensaban en Euskal Herria

Para alguien en la izquierda que muestra empatía con las víctimas del terrorismo etarra (las del 11-M ya cumplieron su función, que fue la de sacrificarse para echar al PP del Gobierno), pergeña estas simplezas.

Mucho mejor análisis es la columna de Jesús Láinz en Libertaddigital.com, donde refuta una de las frases más estúpidas elaboradas en la Transición y que todavía arrastramos como una losa que aplastase el cerebro, la de que «ETA no ha conseguido nada». El escritor santanderino elogia la película ‘1980’, de Iñaki Arteta y Alfonso Galletero.

ETA no ha fracasado. Todo lo contrario: ha conseguido más nacionalismo, más concesiones políticas como la imposición lingüística y la utilización de la educación para el adoctrinamiento. Por no hablar de una Constitución -en concreto su Título VIII- que, como explicó Gabriel Cisneros, se redactó mirando de reojo a ETA. No por casualidad el propio Cisneros recibió un balazo en el estómago, por el que fue procesado Arnaldo Otegi, el hombre de paz de Zapatero

Y ésta no es sólo la opinión del que suscribe, sino la constatación de un destacado protagonista de los crímenes de aquellos años, Josu Zabarte, el carnicero de Mondragón. Tras treinta años a la sombra por diecisiete asesinatos, ha explicado en una entrevista reciente que el abandono de la «lucha armada» se ha debido a que «hoy se ha cambiado de estrategia», ya que «en los últimos tiempos no eran acciones asumidas o aceptadas por el pueblo».

la sangre vertida en 1980 ha fortalecido inmensamente a los separatismos, tanto al vasco como al catalán. Convendría no olvidarlo. Por eso es imprescindible ver la película de Arteta y Galletero. Bastante se olvidó a las víctimas entonces. No cometamos la infamia de volver a olvidarlas ahora.

Isabel San Sebastián (ABC) comparte la misma opinión que Láinz.

Celebramos, alborozados, que ETA haya dejado de matar, e ignoramos o fingimos ignorar que los asesinatos siempre fueron un medio y nunca un fin en sí mismo. El fin era y sigue siendo la destrucción de la Nación española, paso previo indispensable para la creación de una Euskal Herria independiente a medio camino entre la primitiva Arcadia feliz de alpargata y txalaparta y un trasunto pirenaico de la Albania de Enver Hoxha. El fin era y sigue siendo la ruptura. Y en ese empeño coinciden los del hacha y la serpiente con los chicos de Podemos. ETA mató por eso.

Y añade otro asunto que no gsuta a la mayor parte de la opinión publicada: los vínculos entre Podemos y el brazo político de ETA.

Podemos y Amaiur/Bildu/Batasuna/ETA (tanto monta, monta tanto) comparten anhelos y se disputan un mismo territorio electoral. Un espacio creciente, que va quedándose vacío por incomparecencia política de los contrarios y que guarda la llave del poder en el País Vasco y Navarra, donde empezó la ofensiva que eclosiona ahora en Cataluña. Si unen sus fuerzas y conquistan bastiones esenciales de esas plazas en las próximas municipales, habrán dado un paso de gigante en la estrategia desestabilizadora puesta en marcha con el fin de erosionar hasta romper los pilares que sostienen nuestra débil democracia. Y si nadie les para los pies plantándoles cara en el terreno de las ideas, si no empezamos a llamar a las cosas por su nombre, nada impedirá esa victoria.

VINCENÇ NAVARRO, ALFÉREZ DEL EJÉRCITO DE FRANCO

Un poco de humor para limpiar las flemas en el alma que me han causado las diversas izquierdas africanas que padecemos en España. Ignacio Ruiz Quintano (ABC) desvela el pasado del cerebro económico de Podemos, pero empieza definiendo la mili.

La mili fue el krausismo del franquismo: te sacaban de tu pueblo, te llevaban a la sierra (de maniobras) y te devolvían a casa «hecho un hombre».

Y tras esta introducción, la exclusiva: el economista Vicenç Navarro era tan antifranquista que se exilió después de tener el rango de alférez en la reserva del Ejército de la Victoria.

un lector, don José Antonio Palacios, tiene la gentileza de enviarme sus recuerdos militares en la compañía del alférez de complemento Vicenç Navarro, entonces Vicente, en los veranos del 60 y 61, con fotografías que lucen el glamour de «Quince bajo la lona» , la película de Alfredo Mayo, Larrañaga y Antonio Ozores.

Navarro es el Boyer/Solbes de Pablemos para poner a la economía española como puso a la chilena de Allende o a la cubana de los Castro. Es verdad que Pablemos le tenía hace un año por «caradura», pero sólo son formas de hablar, como cuando Javier Ayuso dice lo mismo del pequeño Nicolás.

Navarro entró al campamento de Los Castillejos, Tarragona, como estudiante de medicina y salió de alférez… ¡y para economista-politólogo!, exiliándose a renglón seguido por «su lucha antifranquista», que ya podría decirse que Franco fue un dictador sin nadie a quien dictar, supuesto que todos estaban fuera.

La mili, en fin, era tan sagrada que nadie se exiliaba sin tenerla hecha.

Navarro ya iba para funcionario: rellenar todos los papeles.

En la polémica sobre Uber, Alfonso Ussía (La Razón) se pone del lado de los taxistas y destaca que detrás de la empresa estadounidense hay «importantes sociedades».

Estoy con los taxistas que invierten centenares de miles d eeuros para obtener la licencia, pagan sus impuestos municiaples y el IRPF y están sujetos a unas normas profesionales de conducta y profesionalidad que, en caso de incumplimiento, se sancionan. Los de Uber son piratas.

El taxi es un seguro, un servicio público, una referencia de profesionalidad, y en momentos críticos una garantía.

Los coches de Uber (son) un descomunal negocio que quiebra la economía de miles de familias en toda España.

Salvador Sostres (El Mundo) se pone enfrente de Obama y aplaude a los agentes de la CIA que torturaron a islamistas sospechosos de terrorismo.

El islamismo es, como el comunismo, otra forma de totalitarismo y ambos, cuando han tenido poder -y todavía hoy donde lo mantienen-, han demostrado que su raíz es criminal y asesina. Serán siempre nuestros enemigos y usaremos contra ellos todas nuestras cárceles, todas nuestras armas, nuestra última medida de honor y nuestro deber de seguir siendo ciudadanos libres.

Lo único que me molesta de su columna es que emplee la primera persona del plural, como esos catalanistas que dicen «éramos libres hasta 1714». No me imagino yo a Sostres en una cárcel de Bagdad o Mosul dando estopa a un árabe grandote.

ÁLVARO, ALFOMBRA DE ARTUR MAS, TAMBIÉN ATACA A SERGIO MARTÍN

A los ataques a Sergio Martín por la osadía de hacer preguntas incómodas a san Pablo Iglesias se une un periodista subvencionado, Francesc-Marc Álvaro, que compite en La Vanguardia con Pilar Rahola en ser felpudo de Artur Mas.

Pablo Iglesias debe ser tratado como cualquier dirigente político, ni con más ni con menos severidad. Una reciente entrevista de TVE al líder de Podemos ha puesto en evidencia que hay determinadas actitudes que convierten la democracia española en un espacio de fragilidad extrema, saboteado a menudo por tics impropios de una sociedad abierta. En pocos meses, hemos pasado de ver a Iglesias propulsado por algunas televisiones privadas a verlo torpedeado sin disimulo por la cadena pública estatal. Le están aplicando el esquema que los medios del Madrid oficial utilizan con el soberanismo: en caso de aburrimiento, escriban ETA en un titular.

Pablo Iglesias y el separatismo catalán unidos en la lucha final contra ‘Madrit’. Para Álvaro, el premio a la columna ridícula del día.

Me pregunto si la columna de Xavier Vidal-Foch en El País, ‘Impagar deuda, hundir obreros’, también forma parte de ese «esquema que los medios del Madrid oficial» utilizan con Podemos, como sostiene el bueno de Álvaro, porque desmonta una medida ‘podemita’ tan popular como el impago de la deuda pública.

El efecto automático de no honrar la deuda sería la quiebra de la Seguridad Social, su consiguiente incapacidad de pagar ni las pensiones ni el seguro de desempleo. ¿Por qué nadie lo advierte? ¿Porque no es asunto que inquiete a la gente de orden?

La Seguridad Social entraría en quiebra, o en zozobra (según el alcance de la quita) porque su fondo de reserva está compuesto al 89,69% (a diciembre de 2013) por activos públicos domésticos (letras del tesoro, bonos). Ya inquieta que el actual Gobierno eche mano de ese colchón, la última vez hace 10 días, por 8.000 millones, dejándolo solo en 42.675 millones; pero el repudio total -ya olvidado, pero que se postuló hasta anteayer- lo dejaría en unos 4.000 millones, media mensualidad: casi cero.

Y el periodista catalán da una alternativa:

Hay, hoy, una medida más indolora: reorganizar los plazos de la deuda, cambiando bonos antiguos de alto interés por otros nuevos de baja rentabilidad. Se aprovecha así la óptima coyuntura que ha ido generando el BCE desde 2012 para la deuda soberana periférica y la radical rebaja de la prima de riesgo (en la ejemplarísima España, sí, ¡igual que en la no reformada Italia!). El Tesoro español ya ha ensayado estos macrocanjes alguna vez, y con éxito, para pagar la mitad de intereses (El País, 11 de junio). Si lograse hacerlo aún más masivamente, igual llegaba a rebajar un punto de los 3,46 que hoy le supone el interés medio de la deuda: esto es, un margen de unos 10.000 millones.

Autor

Pedro F. Barbadillo

Es un intelectual que desde siempre ha querido formar parte del mundo de la comunicación y a él ha dedicado su vida profesional y parte de su vida privada.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído