Lo cuenta Mayte Alcaraz en ABC

Las dos razones de peso que llevaron a Rajoy a rechazar el primer turno de la investidura

Una conversación con el exvicepresidente de Portugal, Paulo Portas, y la humillación de Podemos al PSOE organizándole el futuro Gobierno

Las dos razones de peso que llevaron a Rajoy a rechazar el primer turno de la investidura
Mariano Rajoy. EP

Lo cuenta con todo lujo de detalles Mayte Alcaraz en el diario ABC este 24 de enero de 2016. Habla sobre qué motivo a Mariano Rajoy declinar el ofrecimiento del rey Felipe VI el 22 de enero de 2016 para someterse a la sesión de investidura para ser reelegido en su caso presidente del Gobierno.

La subdirectora del diario de Vocento pone el acento en dos aspectos que le parecen esenciales para que el presidente en funciones del Ejecutivo español diera ese paso:

Dos circunstancias determinaron al presidente en funciones, Mariano Rajoy, a dejar pasar, el mismo día en que fue recibido por el Rey, el primer turno para intentar la investidura. La primera, una charla informal de Soraya Sáenz de Santamaría con el exviceprimer ministro portugués Paulo Portas, de visita en España el pasado 19 de enero para recibir la Gran Cruz del Mérito Civil. La segunda y definitiva, las consecuencias en el seno del PSOE de la «humillación» aplicada por el líder de Podemos, Pablo Iglesias, a Pedro Sánchez, exigiendo su entrada en el Ejecutivo con la sarcástica frase de que «el que sea presidente es una ironía del destino que me tendrá que agradecer». El dirigente populista situaba así la presión sobre Ferraz, cuyo responsable ni siquiera cerró la puerta. La Moncloa creyó entonces que eran los socialistas los que tenían que «retratarse». A ello ayudó la reacción airada de dirigentes como Alfredo Pérez Rubalcaba (en las redes sociales) y Felipe González (en privado) por «el bochorno» que Iglesias infligió «a un partido con 137 años como es el PSOE».

Insiste en que especialmente tuvo mucho peso el mensaje que le transmitieron a la vicepresidenta desde tierras lusas:

Sin embargo, una rutinaria visita internacional ya había propiciado que el PP se cuestionase la conveniencia de pedir, sin ninguna garantía de éxito, la confianza al Parlamento. Aunque según ha sabido ABC algunos colaboradores ya le habían alertado de la necesidad de cambiar la hoja de ruta y franquear el turno a Sánchez para que intentase una «alianza de perdedores» con la izquierda, Rajoy era reacio a no cumplir su promesa de concurrir a la sesión de investidura, aun sabiendo que sería un calvario. Por eso, era muy importante conocer de cerca la experiencia de un país como Portugal, que vivió hace dos meses una situación parecida: la insuficiente victoria del centro-derecha del expresidente Pedro Passos Coelho facilitó que una coalición de izquierdas le defenestrara 18 días después de tomar posesión, en una sesión parlamentaria «tormentosa». Ese pleno, equivalente en los procedimientos de la República lusa a la investidura de un presidente en España, resultó «letal» para Passos Coelho y dio alas a la izquierda.

Paulo Portas, mano derecha de uno de los dirigentes europeos más cercanos a Rajoy, relató a sus homólogos españoles cómo su partido, que se quedó a nueve escaños de la mayoría absoluta, comprobó tarde que «el momento en que más se fortaleció» el conglomerado de izquierdas que hoy gobierna en Lisboa «fue la sesión parlamentaria» en la que el líder conservador portugués intentó defender sin éxito su programa político y económico y sus rivales aprovecharon para replicarle con un discurso «demagogo y populista».

Y también señala que el último empujón para que Rajoy adoptase su cambio de estrategia se lo dio la petulancia y arrogancia de Pablo Iglesias:

En España solo había que esperar a que la ofensa de Iglesias a Sánchez hiciera el resto. La Moncloa comprobó la estupefacción de algunos barones ante el desafío de Podemos -el más beligerante es el presidente de Asturias, Javier Fernández-. Aunque Sánchez ya sospechaba de la intención de Iglesias de dar un golpe de efecto, advertido por algún barón, no supo la dimensión de la afrenta hasta que el Rey le informó cuando conversaban en La Zarzuela.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído