UN VISTAZO RÁPIDO A LA PRENSA

El ‘carnicerito de Venezuela’ y su sicario ‘Echeminga’ imponen la ley del terror en Podemos

El partido chavista deja de ser una 'fábrica de amor' para convertirse en un taller de trabajo esclavo

A los errejonistas ya no les sorprenden los tics estalinistas de su líder

Los esfuerzos de los errojenistas para sobrevivir a las purgas del Stalin con coleta son emocionantes. Podemos ha dejado de ser una ‘fábrica de amor’ –como le bautizó el cursi de Luis Alegre– para convertirse en un infernal taller de trabajo esclavo donde el que no rinde culto al macho alfa acaba en la calle y sin cargo.

En ese partido donde su líder Pablo Iglesias llamaba ‘compis’ a los suyos, la Nochebuena tornó en Halloween para el errejonismo con una brutal campaña de acoso pro Twitter a Íñigo Errejón con la etiqueta #ÍñigoAsíNo tras las defenestración anunciada del portavoz podemita de la Asamblea de Madrid, José Manuel López, a manos de Ramón Espinar.

El partido más sensible a las víctimas del heteropatriarcado no dudó en lanzar lo que mcuhos militantes vieron como un «bullyng barato» contra Errejón, y nada menos que justificado por el secretario de Organización de Podemos, Pablo Echenique, al decir que a su ‘compi’ Errejón «había que darle un toque».

Como dice Ignacio Varela en ElNacional.cat, «Echenique decidió que Nochebuena y el día de Navidad eran un momento excelente para soltar a la jauría, con instrucciones precisas de romperle los huevos al disidente y ponérselos de corbata a sus seguidores. Tras el toque de atención, vendrá el toque de queda».

La portavoz en el Ayuntamiento de Madrid, Rita Maestre, valoró la campaña que los afines a Iglesias lanzaron contra Errejón como «un error», y apuntó directamente a Echenique: «Creo que es impropio de un secretario de organización participar tan explícitamente en una campaña». En el lenguaje pijo de Rita, ‘error’ se pronuncia ‘terror’.

Más cruda era Eva Muñoz, miembro del Consejo Ciudadano, que escribía así al secretario de Organización: «Has sido una enorme decepción compañero. Tu credibilidad es nula. Deberías reflexionar sobre cómo has quemado tu imagen en tan poco».

A los errejonistas ya no les sorprenden los tics estalinistas de su líder. Recuerdan que cuando fulminó a Sergio Pascual se defendió diciendo que «en Podemos no hay ni habrá corrientes o facciones que compitan por el control del aparato».

Conocen como se las gasta el comunismo con sus díscolos. Que se lo digan a Fernando Claudín y Jorge Semprún que fueron purgados del Partido Comunista por el tándem Carrillo & Pasionaria a sueldo de Stalin y de los que la Pasionariadijo en tono inquisitorial que Claudín y Semprún solo eran «intelectuales con cabeza de chorlito».

La imagen que queda de Iglesias es la que describe el editorial de El Mundo: «un líder sin escrúpulos capaz deslegitimar a su hasta ahora colaborador para mantenerse en el poder; ni al partido, cuyas bases no entienden esta maniobra tan poco ejemplar que impide centrarse en lo que debería ser el principal objetivo de Podemos: una acción política de oposición constructiva y democrática».

Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Booking.com

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído