LOS NÚMEROS NO ENGAÑAN

Iglesias mintió tres veces ante Inda por los sueldos de ‘La Tuerka’

Al líder de Podemos no le gusta que le pregunten por las cuentas de Producciones CMI, desveladas por este periódico en julio. "El Semanal Digital" le refresca la memoria

Iglesias mintió tres veces ante Inda por los sueldos de 'La Tuerka'
Eduardo Inda y Pablo Iglesias Captura

Dijo Pablo Iglesias el sábado en su vuelta -por todo lo alto- a La Sexta Noche: «Yo estoy encantado de venir a un programa de televisión a discutir de cualquier cosa».

No es cierto. Hay un asunto, el de las cuentas de La Tuerka, que sistemáticamente el líder de Podemos lleva eludiendo desde que El Semanal Digital empezó a publicar en exclusiva, el pasado 21 de julio (puede leer aquí el especial), los entresijos contables de la productora que está detrás del programa: Producciones CMI (Con Mano Izquierda), de la que Iglesias es director de contenidos y creatividad.

El periodista Eduardo Inda le enseñó en su Ipad algunos de los balances mensuales de ingresos y gastos de Producciones CMI que publicó este periódico antes de las vacaciones. En ellos quedaba constancia de que, al menos durante 2013, la plantilla de la productora cobraba una media de 600 euros. Aunque había meses -pocos- que redondeaban su sueldo con los encargos de Bolivia TV o TeleSur.

Teniendo en cuenta que el sábado en La Sexta el líder de Podemos aseguró que no cree que «nadie quiera vivir por 600 euros», tiene menos disculpa. ¿Qué hizo Pablo Iglesias entonces? Dar la callada por respuesta y arremeter contra el periodista de El Mundo: «Si tú puedes sacar ahí un Ipad, te lo puedes poner en la cabeza, puedes hacerme un baile (…). Tú no eres consciente de que haces el ridículo semana tras semana», le reprochó.

Pero de respuestas, ninguna. Ni por qué uno de los fundadores de la productora, E.C., se marchó denunciando que cobraba 500 euros y, según decía él, en dinero negro. Ni por qué un cámara de La Tuerka sólo recibía -en 2013- 25 euros por programa, un reportero 50 euros por pieza y el realizador 100 euros por emisión. «Una petición, a la gente de La Tuerka págales al menos el salario mínimo Pablo», le demandó Inda. 

Por cierto que ahora Iglesias ha fichado a la jefa de Producción de La Tuerka, Sarah Bienzobas, también como asistenta local (es decir, desde Madrid) para ayudarle en su labor de eurodiputado. Y de paso para redondearle el sueldo a costa del Parlamento Europeo. Está en su derecho según el reglamento de la Eurocámara, eso sí.

Aunque pasó de largo por el tema de los sueldos,
el páter de Podemos sí sacó pecho para presumir de que La Tuerka es «un programa de televisión independiente que no le debe favores a nadie» y que «vive exclusivamente de lo que aporta la gente que hace su actividad» en él.

Falso. El programa de debate que ahora se emite a través de la web de Público, tiene poderosos padrinos dentro y fuera de España que han inyectado importantes cantidades en la cuenta corriente de Producciones CMI. Dentro de España Izquierda Unida, su mejor cliente.

En la productora trabaja Tristán Meyer, hijo de Willy Meyer, cabeza de lista de IU en las pasadas europeas (dimitió al descubrirse que tenía un fondo de pensiones en una sicav).

La mujer que abrió las puertas del partido a Producciones CMI fue, curiosamente, otra hija de Willy Meyer y hermana de Tristán: Amanda Meyer, un alto cargo de la federación en Andalucía y actualmente secretaria general de Vivienda del Gobierno que preside Susana Díaz. 

Y, fuera de España, los regímenes de Irán, Venezuela y Bolivia han supuesto un maná para Producciones CMI, sobre todo en época de vacas flacas. Con estos dos últimos, a través de encargos para TeleSur y Bolivia TV.

A los venezolanos incluso intentó convencerles Iglesias para que le financiaran un nuevo canal en España que se iba a llamar La Tercera (en un claro guiño a la república).

Con Irán a través de Hispan TV, la televisión del régimen, y de la productora 360 Global Media. Esta última llegó a un acuerdo con la empresa de Pablo Iglesias a finales de 2012.

A partir de entonces empezó a presentar para ellos el debate Fort Apache, por el que los iraníes pagan más de 3.000 euros al líder de Podemos y su equipo (el 15% de ese dinero va directamente a las arcas de Producciones CMI). 

Todo ello rebate otra afirmación del eurodiputado durante su entrevista en La Sexta Noche: «La mayor parte de la financiación de La Tuerka la ponemos de nuestro bolsillo el señor (Juan Carlos) Monedero y yo gastándonos nuestro dinero».

Esto último encierra una media verdad. Es cierto que ahora que es eurodiputado dona dos tercios de su salario a La Tuerka.

Sin embargo, antes de ser un cargo público decía que entregaba al programa lo que recibía como tertuliano de La Sexta y Cuatro y no era cierto. Falsas donaciones que probó en su día El Semanal Digital.

Es más. En la declaración de intereses económicos que entregó antes del verano al Parlamento Europeo ocultó sus ingresos procedentes de ambas cadenas, que en 2013 superaron ampliamente los 5.000 euros (límite a partir del cual está obligado a declararlos). Sólo incluyó los de Fort Apache.

Algo que también entonces desveló este periódico y de lo que, con tres meses de retraso, se ha enterado el diario El Plural. Que ha pasado de llamarnos «caverna» por publicar los negocios de Pablo Iglesias a sumarse a nuestras informaciones, aunque sea muy a rebufo. Los del lado oscuro os saludan.

SIGA LEYENDO EN EL SEMANAL DIGITAL

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído