PRESIÓN PARA LIBERAR A LOS GOLPISTAS

El ‘síndrome TV3’ contagia a la izquierda: Talegón, la tonta útil del separatismo, dice que «dará vergüenza ser española»

Vicenc Villatoro afirma que el objetivo del juicio contra los separatistas es ‘humillar' a Cataluña

En la televisión pública catalana se burlan de que «una bolsa de plástico tiene más credibilidad que la justicia española». Este 25 de octubre de 2018 se hizo pública la conclusión del sumario de instrucción del juez Llarena sobre el intento de disolución del Estado español por parte de la Generalitat de Cataluña como fase previa a la apertura de juicio oral.

Desde el sector ‘buenista’ no parecían tener demasiado interés en el tema. Carles Francino, que en la SER-Catalunya tanto hablo a favor de los acusados, como ‘los Jordis’, en su programa ‘La Ventana’ decidió dedicar su editorial al guerracivilismo y el franquismo, que es un tema en el que está más cómodo, en lugar de al sumario.

Julia Otero y Angels Barceló que centraban sus principales comentarios al caso Rato, donde es menos arriesgado de cara a la sensibilidad de los oyentes según que zona (Rato es un cadáver desde hace seis años).

Desde el sector independentista, en cambio, se movilizan en su deseado victimismo. Entre los articulistas uno de los más claros es Vicenç Villatoro, que fue director del diario Avuí (durante su etapa al frente del decano del independentismo mediático se caracterizó por su entrega al pujolismo y por la ruina económica en la que quedó la empresa a su marcha). En un artículo en el Ara dice Villatoro que la justicia española no quiere ‘castigar un golpe de estado’ sino ‘humillar’.

«Es un deseo de venganza y de humillación (…) creen que humillando vencerán de verdad al adversario. (…) Para humillar, para vengarse y para castigar. Pero sobre todo para recortar».

También se movilizan las huestes de Vicent Sanchís (el que sustituyó en su día a Villatoro como director del Avuí y que ahora es Director de TV3). En el programa de Toni Soler del jueves por la noche, se afirmaba que ‘Una bolsa de plástico tirada en el suelo tiene más credibilidad que la justicia española’.

En la tertulia de Graset tenían a Manuel Cuyas, antiguo defensor de Pujol, para bramar que «¡Son presos políticos!», y en el programa de Helena García, para meterse con el Tribunal Supremo conectaron con Antón Losada, que es uno de esos comentaristas del resto de España que como Cotarelo o Maximo Pradera tienen permiso para salir (y cobrar) de TV3 mientras pongan a parir a instituciones del Estado.

El problema de exponerte demasiado a los platós y programas de TV3, aunque puede ser muy gratificante – por los ingresos en dinero público – también tiene consecuencias.

La madrileña Beatriz Talegón, tertuliana y comentarista habitual en medios independentistas, afirmó en Twitter que «le va a dar vergüenza decir que es española».


Es difícil saber si habrá ciudadanos españoles a los que también les da vergüenza que la tertuliana lo sea, lo que sí parece apreciarse que exponerse demasiado a TV3 – como ha hecho Talegón – genera consecuencias.

Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído