El divorcio entre Pumpido y Garzón

El divorcio entre Pumpido y Garzón

(PD).- Han marchado parejos durante años. Pumpido y Garzón, con el Gobierno de ZP. Pero ahora, el Fiscal General del Estado y el «juez socialista» están en guerra. Guerra ardiente. La Operción Gürtel ha sido la escenificación más evidente del divorcio. Cándido Conde-Pumpido ha acusado a Baltasar Garzón de utilizar la Audiencia Nacional como un juguete. ¿Qué hay detrás de estos ataques? Muchos ven «un calentón» mutuo por no conseguir ninguno de los dos la preciada plaza de ministro. Y así las cosas, Garzón se estará preguntando: ¿Es la hora de activar el caso del chivatazo a ETA?

El desencuentro entre ambos es de una magnitud descomunal. De Conde-Pumpido con Garzón, pero también con la Policía y, por tanto, con Alfredo Pérez-Rubalcaba, ministro de Interior. El Fiscal General destapó la caja de los truenos al señalar que la Policía Nacional «no atiende» sus indicaciones en la lucha antiterrorista y sólo responde a las «de un juez».Se refería a Garzón, con el que ha mantenido importantes diferencias de criterio en el caso Gürtel.

Además de resultar extraordinariamente alarmante que el Fiscal General del Estado se lamente en público de la falta de colaboración de la Policía Nacional en una cuestión tan prioritaria como la política antiterrorista, son reflejo de las fisuras entre las altas instituciones del Estado las insinuaciones y acusaciones explícitas de Pumpido al juez Garzón. Dijo, aparte de insinuar que actúa en connivencia con la Policía puenteando a la Fiscalía General, que quería «convertir la Audiencia Nacional en un juguete» buscando «determinado protagonismo».

Se refería el Fiscal a las pretensiones de Garzón de instruir causa contra las cárceles de Guantánamo tras la querella presentada el pasado 17 de marzo por varios letrados contra seis abogados norteamericanos a los que consideran «responsables jurídicos» de la creación de dichas prisiones. Pumpido no apoyará la causa por considerar que la querella es «fraudulenta» y persigue «un artificio».

La ‘piña’ político-judicial que fue capaz de llevar adelante el «proceso de paz» de ZP hace aguas. Cada uno, con su vanidad, va por su lado. ¿Es ya la hora para que Garzón saque del cajón, caiga quien caiga, el sumario del Bar Faisán?

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído