Josu Ternera vuelve a la dirección de ETA

Josu Ternera vuelve a la dirección de ETA

(PD).- Los facinerosos que dirigen ETA protagonizan, de nuevo, ael gran debate que periódicamente agita a toda organización terrorista: el de la utilidad del terrorismo como instrumento para lograr sus fines políticos, como el derecho de autodeterminación y la unidad de todos los territorios vascos.

Afirma Luis R. Aizpeolea en El País que, vinculado a este debate ha reaparecido en la dirección de ETA Josu Urrutikoetxea,Josu Ternera, su líder vivo más carismático, que aboga por el cuestionamiento de la utilidad del terrorismo y la necesidad de buscar una salida a una organización que se encuentra en su momento de mayor aislamiento social y debilidad operativa en muchos años.

Una debilidad operativa que, como suele recordar el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, no significa que no pueda hacer aún mucho daño. Lo demostró en los dos últimos atentados con coche-bomba: en octubre, en el aparcamiento de la Universidad de Navarra, y en Madrid, en febrero. Aunque no hubo víctimas, el impacto fue tremendo. Prueba de la cautela de Interior es el refuerzo de la seguridad, en las últimas fechas, a los posibles blancos de ETA.

Josu Ternera cuenta ahora con 60 años. Entró en ETA a fines de los años sesenta, de la mano de su líder histórico más carismático, José Miguel Beñarán, Argala, asesinado en 1978 por un comando parapolicial. Ternera cruza la historia de ETA, desde el atentado contra el almirante Carrero Blanco en 1973 hasta hoy. Fue responsable del aparato internacional, del político y militar hasta que fue detenido en 1989 en Francia. En 1998, tras cumplir condena en Francia y España, fue elegido diputado al Parlamento vasco por una de las marcas de Batasuna, pero huyó a fines de 2002 al ser procesado por su presunta relación con el atentado de la casa-cuartel de Zaragoza, en 1987, en el que murieron 12 personas.

Tras su huida, en su regreso a la dirección de ETA, abogó por el final dialogado. A la búsqueda de ese objetivo, protagonizó las conversaciones con el Ejecutivo desde el verano de 2005 hasta su fracaso final.

Ternera no asistió a la última reunión del proceso de ese final dialogado del terrorismo que, a mediados de diciembre de 2006, sostuvo una representación del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero con otra de ETA, pocos días antes de que la banda atentara contra la T-4 de Barajas (Madrid). En su lugar compareció Javier López Peña Thierry, que asumió la jefatura del aparato político de la banda y fue detenido por la policía francesa en mayo del pasado año.

La desaparición de Ternera fue el presagio de que el proceso dialogado del terrorismo tocaba a su fin. Luego se supo que un golpe de mano en la dirección de ETA le había desplazado. Nadie sabe qué ha sido de él en estos dos años ni se conoce su paradero actual. Se ha especulado con que había huido a América e incluso con que estaba enfermo. Lo que sí se sabe en medios nacionalistas es que ha vuelto a la dirección de ETA.

Su reaparición se vincula en medios nacionalistas con el recobrado protagonismo de Arnaldo Otegi al frente de la izquierda abertzale, desde principios de este año.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído